El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este jueves que las pensiones públicas están “garantizadas”, después de que el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, augurase que tendrán que bajar de manera “inexorable”.

“El Gobierno que yo presido no las ha congelado nunca, no es su intención congelarlas y están garantizadas para el futuro”, ha asegurado en declaraciones a la prensa en Bruselas, citado por Europa Press, a su llegada a la reunión de líderes del Partido Popular Europeo previa al Consejo europeo de verano.

También ha advertido de que los fondos de pensiones cuentan con un tratamiento que “ya es favorable”, aunque también haya margen de “mejora” en el futuro.

En cualquier caso, Rajoy ha destacado la necesidad de crear empleo, porque ello repercute en una mayor recaudación de las arcas públicas y “mejor serán las pensiones”. “Por eso en los próximo años hay que seguir trabajando y mantener el ritmo de creación empleo. Se puede hacer si no cambiamos las políticas económicas que están resultando positivas”, ha remachado.

También ha confirmado que “está en estudio” devolver a los funcionarios la paga extra que les fue suprimida en 2012, siempre que la recaudación y los Presupuestos “lo permitan”. “En la medida en que la recaudación y los Presupuestos lo permitan, continuaremos recuperándola, está en estudio en estos momentos”, ha explicado.

Rajoy ha recordado que el Gobierno decidió suprimir la paga extra a los funcionarios en 2012, debido a la “monumental” caída de ingresos por la crisis que obligó a tomar “decisiones difíciles”.

El Ejecutivo ya devolvió en 2014 un 25% de esta paga a los empleados públicos, y ahora “está en estudio” la posibilidad de recuperar el resto. “Ahora las cosas van un poco mejor, la recaudación está aumentando (…) y ya algunas decisiones se pueden tomar”, ha explicado el presidente Rajoy.