La contribución económica directa del sector de los cruceros en España ascendió a 1.208 millones de euros el año pasado, lo que supone un 11,8% más respecto al inicio de la crisis en 2008, y generó cerca de 25.500 empleos, un 13,7% más que hace seis años, según un informe de la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (Clia, por sus siglas en inglés).

En rueda de prensa, el director de Clia España, Alfredo Serrano (citado por Europa Press), ha destacado que España se mantiene como el cuarto mercado europeo que más aporta a la industria de cruceros, y que es el segundo país europeo que más pasajeros recibió en 2014, solo por detrás de Italia, con 4,89 millones de cruceristas que hicieron escala en puertos españoles.

El Puerto de Barcelona sigue siendo el primer puerto de Europa con 2,36 millones de pasajeros el año pasado, mientras que el Puerto de Palma de Mallorca ha logrado escalar una posición respecto a 2013, pasando de la quinta a la cuarta, con 1,33 millones de cruceristas.

El gasto medio de los cruceristas es de 81 euros en puertos de embarque y 62 euros en los que hacen escala, mientras que la tripulación gasta una media de 23 euros diarios.

En cuanto a España como país emisor de cruceristas, Serrano ha señalado que ha sido el mercado más afectado por la crisis, aunque ha asegurado que tiene la capacidad de recuperarse “rápidamente”, ya que a pesar de haber reducido el número de pasajeros, sigue siendo un país relevante para Europa, siendo el quinto mercado emisor.

De cara a este año, las previsiones son “moderadamente positivas” debido a las previsiones de crecimiento del PIB español, ha indicado Serrano, que ha destacado que la capacidad de barcos que navegarán por el Mediterráneo aumentará un 9,3%.

Serrano ha explicado que las agencias de viajes con las que tiene contacto Clia ven este año con “cauto optimismo”, tanto en recuperación de volumen de pasajeros como también en recuperación de precios.