El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, ha señalado este jueves en la junta de accionista que la compañía ha solicitado a los representantes de los trabajadores la formación de una mesa negociadora para abordar una reestructuración en la empresa, que incluirá la rescisión de algunos contratos y cambios en otros.

“Le confirmo que la compañía tiene intención de reestructurar la plantilla, lo que probablemente incluirá un ERE, pero es pronto para señalar a cuántos afectará“, ha explicado el presidente de Indra en respuesta a las preguntas de los accionistas, según recoge Europa Press, en lo que ha sido su primera junta como presidente de Indra desde su nombramiento el pasado mes de enero.

De acuerdo con los últimos datos facilitados por la multinacional, que a cierre del primer trimestre tenía una platilla total compuesta por 39.155 personas, emplea a 21.746 trabajadores en España.

Para el directivo, la compañía se ha visto obligada a estudiar todas las medidas a su alcance para revertir la caída de la rentabilidad. En cualquier caso, Abril-Martorell ha subrayado que la empresa se enfrenta a este proceso con el “máximo respeto”, “actitud abierta”, con “voluntad de negociar” y llegar a “consensos”.

El presidente de Indra ha señalado que este proceso se enmarca en la búsqueda de una solución a largo plazo y ha recordado que la multinacional está llevando a cabo un proceso de reestructuración de plantilla similar en Brasil, que implicará el ajuste de unos 1.000 empleos en los próximos meses.

La justificación

“Se deben reducir costes, simplificar estructuras y mejorar procedimientos”, ha explicado el presidente de Indra, quien ha subrayado que la firma mantendrá inversiones y será selectiva en los proyectos.

Si bien el directivo no ha aportado datos sobre la cantidad de afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), fuentes del mercado apuntan que el ajuste podría afectar a unas 1.500 personas.