La vida, como el mejor de los libros, a veces tiene giros (muy) inesperados. De este modo, se ha conocido que un juez ha imputado al escritor barcelonés Ildefonso Falcones, al que la Fiscalía ha acusado de defraudar 1,4 millones de euros a Hacienda entre 2009 y 2011 al transmitir a sociedades radicadas fuera de España los derechos de autor de sus obras, como “La Catedral del Mar”.

Según han informado a Efe fuentes judiciales, el titular del juzgado de instrucción número 25 de Barcelona ha admitido a trámite la querella de la Fiscalía contra Falcones, su esposa y su hermano, y les ha citado a los tres como imputados.

En la querella, que ha trascendido hoy, el fiscal del servicio de delitos económicos de la Fiscalía Provincial de Barcelona Pedro Castro acusa a Ildefonso Falcones, a su esposa y a su hermano de tres delitos contra la Hacienda Pública por “idear y ejecutar” un sistema que les permitió defraudar 757.692 euros en 2009, 464.800 euros en 2010 y de 254.507 euros en 2011.

La Fiscalía sospecha que Falcones se sirvió de este entramado para ocultar parte de los beneficios que le reportaban sus obras, ya que entre 2009 y 2011 sus rendimientos netos por la explotación de sus obras se elevaron a 4.397.633 euros, si bien tan sólo declaró 375.650 euros.

Las obras culpables

Según el ministerio público, durante estos tres ejercicios los ingresos económicos del matrimonio estuvieron constituidos “en su mayor parte” por los rendimientos de la explotación de los derechos de autor de Ildefonso Falcones, sobre sus obras La Catedral del Mar, La Mano de Fátima y La Reina Descalza, tanto por las ediciones españolas como por las extranjeras.

Para evitar el “pago debido” de sus obligaciones tributarias por sus ingresos económicos, la Fiscalía considera que el matrimonio ideó y ejecutó un sistema por el que transmitió los derechos de autor de las obras de Falcones a entidades no residentes en España.

Pese a que el matrimonio controlaba de facto las sociedades, éstas mantenían una “desvinculación formal” respecto al matrimonio, lo que les permitió ocultar a Hacienda “la obtención de importantes rendimientos económicos, trasladando dichas rentas a países de reducida tributación”, según el fiscal.

Escritor y abogado

El fiscal sostiene que Falcones, que además de escritor de “best-sellers” es abogado, transmitió en noviembre de 2004 al Bufete Falcones SL la totalidad de los derechos económicos sobre la obra que le dio la popularidad, “La Catedral del Mar”, por un importe de 3.000 euros.

Un año después, en noviembre de 2005, Bufete Falcones SL transmitió a la sociedad Inversiones Neagh SA, con sede en República Dominicana, el 80 % de los derechos económicos sobre la obra, por un importe de 60.929 euros.

Poco después, la mercantil Índice Empresarial SL, de la que era administrador y socio mayoritario un hermano del escritor, encargó a Falcones la elaboración de diez obras literarias a cambio de una remuneración de 36.000 euros anuales, quedándose la sociedad con el 80 % de los derechos económicos sobre las mismas.

Según la Fiscalía, la sociedad dominicana Índice Empresarial compró, en enero de 2006, el 70 % de los derechos que había adquirido Inversiones Neagh, por 250.660 euros.

Imagen | Flickr – Elena Torre