Nacer a los pies de la mayor crisis económica que ha vivido España parece una locura. Pero así llegó Ticketea al mercado, y desde entonces se ha convertido en un espectador de excepción para observar las dinámicas de consumo, aunque haya vivido en sus carnes la subida del IVA.

Desde Ticketea podrían verse como una especie de observadores digitales. Ellos saben cuánto y en qué tipo de ocio gasta la gente el dinero. Son los primeros en sentir una caída del consumo, y por ende, los primeros en notar que las cosas vuelven a coger una línea recta. De hecho, una confesión que hace a SABEMOS el CEO y fundador de Ticketea, Javier Andrés, es que el running sigue de moda (muy de moda). La demanda de eventos relacionados con hacer ejercicio ha crecido mucho. Y no solo eso, comenta también que durante un tiempo tuvieron mucho tirón las carreras de zombies, y ahora se lleva mucho los festivales en los que se tiran pintura entre los asistentes. Todo eso bajo el control de entradas de Ticketea.

Con seis años en el mercado, Javier asegura que “todavía estamos rascando la superficie”. Ticketea ahora mismo está posicionada en diversos verticales del segmento ticketing, esto es venta de entradas. Pero también cuenta con la creación de eventos, promoción en redes sociales y la gestión integral de todo el proceso.

Lógicamente, por su negocio enfocado al consumo, la crisis ha sido un hueso duro de roer. De hecho, Javier alude al ocio como un componente de lujo del que se prescinde en primer lugar cuando hay menos dinero disponible. Eso por no hablar de la subida del IVA, “que penalizó el consumo” y eso se notó. No obstante, desde la compañía señalan que el volumen de negocio ha llegado a crecer a triple dígito en el último curso.

“Si hace 6 años me preguntas si íbamos a estar aquí, te hubiera dicho que ni de coña”. Javier se sincera al máximo. Pese al crecimiento que han tenido, por ejemplo hoy superan los 60 empleados, el camino no ha sido sencillo. De hecho, en ese recorrido durante la crisis, al margen de la subida de IVA y el descenso del consumo, eventos con alto valor añadido, como las ferias y congresos de empresa, también tuvieron un “importante bajón”, apunta Javier.

Describiendo su perfil

Pese a que apenas rascan la superficie, como manifiesta Javier, la realidad de Ticketea es que tiene un perfil de clientes y usuarios muy delimitado. Cosas de internet. Así, el principal target de la compañía está definido por “gente joven, urbana y que consume cultura. De los 18 a los 45 de grandes ciudades. Ahí estaría el 90% de nuestro público”. ¿Pequeño o grande? Quizá ese sea uno de los motivos por los que Ticketea ha cogido las maletas para establecerse también en Inglaterra o Alemania, países que casi duplican la población española. Es más, en el país teutón incluso ha salido de compras para situarse en una buena posición cuando llegue la hora de crecer.

Aunque es cierto, comenta Javier, que hay distinción dependiendo de los eventos. No es lo mismo un festival de música que una obra de teatro. Pero en líneas generales, cree que al ser una empresa 100% digital, sin ningún tipo de punto de venta físico ni nada similar, sí es cierto que están totalmente definidos ante sus usuarios.

Imagen, seguridad y competencia

Para una empresa que diariamente maneja miles de datos privados y comprometidos de sus clientes, es importante que la seguridad tenga un papel prioritario. De esta manera, y aquí el rostro de Javier se pone serio, califica este asunto de “crítico”. Sin ningún tipo de pudor asegura que “un ataque de tipo informático puede matarnos, porque se carga la confianza y la credibilidad. Por eso la seguridad no solo debe ser aparente, sino real”.

La seguridad en los procesos de compra es entendida para Ticketea como algo “crítico”

En cuanto al funcionamiento de Ticketea en este sentido, ellos no almacenan los datos de las tarjetas de crédito a la hora de realizar el pago, sino que de eso se encarga la entidad con la que colaboran. Pero no solo eso, Javier asegura que pasan todo tipo de protocolos y auditorias de calidad para demostrar al cliente que son una empresa en la que realizar los pagos es seguro.

Por lo que respecta a la competencia, que no es poca, Javier se muestra relativamente cómodo. Asume que estar atento a lo que hacen es parte de su trabajo, pero no le obsesiona. Asimismo, se muestra satisfecho porque puede competir en distintos verticales con distintos competidores, y eso para él resulta una ventaja.

Visión del sector emprendedor

Javier Andrés parece un emprendedor o empresario, que cada uno elija, con las ideas bastantes claras con respecto al suelo que pisa. “No creo que haya burbuja en el ecosistema startup, pero lo cierto es que hay mucha facilidad para llegar al capital”. Misma conclusión que la expuesta en este medio por Javier Megias, CEO de StartuXplore.

Además, en la evolución del diagnóstico, todo parece seguir la misma línea. “Se está apostando por proyectos desde la base. Otra pregunta es si hay empresas que están levantando más de lo que necesitan”. Sin duda, un exceso de liquidez está provocando que los modelos estén cambiando. Pese a ello, el fundador de Ticketea saca pecho y presume asegurando que ellos llevan una inversión sostenible, y que no dependen tanto del dinero externo, sino de sus propios servicios.

En esa discusión sobre si hay burbuja o no, el exceso de liquidez y un posible cambio de paradigma, Javier expone que antes “en España no se invertía si no había monetización”. En ese aspecto cree que ahora se mira más a Estados Unidos, y eso será algo que termine por beneficiar a todas las empresas, incluida la suya.