La filtración a la prensa de que Mariano Rajoy tiene la intención de hacer guiños salariales a los funcionarios poco antes de que se celebren las elecciones generales ha sembrado el desconcierto en el Gobierno. Al parecer, la idea, según apuntan varios medios, partió el martes del jefe de Gabinete el presidente del Gobierno, Jorge Moragas. Sin embargo, declaraciones contradictorias de miembros del Ejecutivo durante toda la mañana de hoy dejan bien a las claras que este asunto ha cogido con el pie cambiado al PP y que no existe una política coordinada en materia de Función Pública.

Sorprendido por la filtración, el secretario de Estado de Comunicación, José Luis Ayllón, negaba tajantemente a primera hora de la mañana la devolución del 75 por ciento de la paga extraordinaria eliminada en 2012 o los llamados moscosos, e incluso plantear una pequeña subida salarial.

Ante las reiteradas preguntas de los periodistas sobre el origen de estas informaciones, que publican varios periódicos diferentes, el secretario de Estado ha señalado que le cuesta “mucho” saber “cómo se gestan determinadas informaciones”, y ha insistido en que “hay sorpresa en el Gobierno” porque lo publicado “no forma parte en este momento del planes del Gobierno”.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tuvo que salir a la palestra horas después para aclarar que la intención del Ejecutivo es devolver a todos los ciudadanos -también a los funcionarios- lo que perdieron como consecuencia de las políticas de austeridad que exigía la batalla contra la crisis.

El ministro se encargó de recordar que a los empleados públicos ya se le ha empezado a resarcir, por ejemplo, con la devolución del 25 por ciento de la paga extra eliminada en 2012, al tiempo que confirmó que es objetivo del Gobierno seguir haciéndolo a medida que haya margen presupuestario para ello.

Montoro aseguró que no se debe crear expectativas con la devolución de derechos a los funcionarios, ya que es un asunto que está encima de la mesa de diálogo con los sindicatos. “Ése es el procedimiento”, recalcado antes de afirmar que se informará a medida que se vaya avanzando en la negociación.

Los sindicatos carecen de información

Precisamente, el presidente de CSIF, Miguel Borra, terció en el asunto al asegurar que su sindicato de funcionarios no ha recibido ninguna comunicación formal ni cuenta con ningún compromiso verbal por parte del Gobierno sobre la supuesta devolución del 75 por ciento de la paga extra de los funcionarios, informa la agencia de noticias Europa Press.

Borra ha explicado que CSIF mantuvo el pasado 10 de junio una reunión con las autoridades responsables de la Función Pública, en la que plantaron cuatro ejes de negociación: retribuciones, oferta de empleo público, concursos y traslados y otros temas sociales, como el protocolo para la prevención de agresiones y acoso laboral. Para el próximo 16 de julio está prevista una nueva reunión de la mesa de negociación en el ámbito de la Administración General del Estado. Borra adelantó que no es previsible que se decida en ese encuentro la supuesta devolución del 75 por de la paga extra de los funcionarios.