Las empresas tecnológicas se juegan su futuro en la dicotomía entre vender mucho y barato, o poco y con un elevado coste. Acertar en la estrategia será la clave. Así, en Tecnilógica son conscientes de la situación y han preferido elevar la innovación apostando por la calidad y olvidarse de la guerra de precios.

“Nosotros somos el socio tecnológico del cliente que necesite ayuda”. En un tweet, así le pido al CEO de Tecnilógica, Jorge Gutiérrez, que defina qué es lo que hace su empresa. Le sobran 74 caracteres. A veces la brevedad y concisión hacen que una empresa pueda ser más certera a la hora de realizar su trabajo. De hecho, las palabras de Ángel Barbero, director de Desarrollo de Negocio, mano a mano con Jorge en la entrevista, también provocan que sobren letras en un tweet: “Ayudamos a los clientes a trabajar sobre sus productos digitales”.

En realidad eso es Tecnilógica. Sencillez, humildad y altas dosis de innovación. “Nos encargamos de llevar a cabo proyectos digitales, ese sería el máximo resumen de lo que hacemos”, sentencia Ángel. Parte de su trabajo se centra en dar soluciones web, programando en PHP y Java; gestionando bases de datos con MySQL, MongoDB y RabbitMQ; o usando jQuery y jQuery UI. También se dedican al desarrollo de aplicaciones móviles, y otra de sus grandes apuestas: la cartelería digital, donde no paran de sacar proyecto bastante importantes.

De hecho, preguntados por sus nichos de trabajo, Jorge contesta con bastante rotundidad asegurando que “más que nichos, lo que nosotros detectamos son mercados. No buscamos especializarnos en algo. No se trata de un negocio concreto, se trata de buscar sectores que hagan avanzar la sociedad”. Aquí reconoce que también tienen un punto romántico en Tecnilógica y valoran mucho los proyectos de empresas que impliquen aportar algo nuevo y distinto para la sociedad.

Nosotros atacamos toda la cadena de valor en la estrategia digital”. Esa es la forman en la que trabajan, asegura Ángel. De hecho, repasando su lista de clientes, las transversalidad llama la atención. Movistar en asesoramiento técnico, Globalia en desarrollo web, Banco Santander en web TV o Coca-Cola en cartelería digital son algunos de los que encuentran ese valor tecnológico en Tecnilógica (no equivocarse al escribirlo es un logro).

En cuanto a los procesos de innovación y cómo gestionan la transformación digital que necesitan sus clientes para seguir creciendo, Jorge asegura que no hay gabinetes de expertos ni reuniones sesudas donde intentan prever el futuro. Aclara que todo es mucho más sencillo. “En la empresa hay gente con mucha experiencia digital. Tenemos un equipo que está muy capacitado para ver venir esas tendencias. Por eso, ante nuevos proyectos o ideas, seguramente ya hemos pensado en ello. No se trata de procesos meditados. Se trata de intuición apoyada por la experiencia”. Quizá cueste creer esas palabras, pero observando bien la trayectoria de quienes están detrás de Tecnilógica, parece razonable que esa sea la manera de trabajar.

Crecer sin perder la cabeza

Durante la última década los procesos de internacionalización de han convertido en casi una obligación para las empresas. No obstante, desde Tecnilógica todo esto lo toman con precaución. Una de sus ramas de negocio, la de soporte tecnológico, saben que es algo complicada, ya que supondría tener que invertir en el país de destino, por eso van relativamente despacio y con calma.

Cuestión distinta es la cartelería digital, donde aseguran que tienen bastantes proyectos, ya que sacar un producto fuera es más sencillo que ir acompañando a una empresa para el asesoramiento. Además, el director de Desarrollo alude a otro factor: los empleados. Asegura que sus procesos de selección son “muy cuidados”. Eso sería un esfuerzo muy grande si lo hacen en cada país en el que operen. Por lo tanto, otro motivo más para llevarlo todo con calma, y mientas, a seguir creciendo en España.

Calidad frente a cantidad

Cuando hay que sacar pecho, se saca pecho y punto. “Durante la crisis hemos tenido que retocar los objetivos de facturación, porque hemos crecido mucho más de lo previsto”. Jorge suelta la frase. No hay falsa modestia, ni confirmación de que son muy buenos, ni nada. Solo hay palabras sinceras que recogen los frutos de mucho trabajo.

Nosotros no vamos al mercado siendo los más baratos, sino siendo los mejores. Por eso, durante la crisis la gente ha invertido en nuestros servicios como señal de calidad”. Explican que las alternativas eran muy claras: entrar al mercado compitiendo vía precios, dando un producto barato y consiguiendo gran volumen de clientes; o competir a base de calidad aunque el precio sea algo elevado. Ellos han preferido “ir contra tendencia” y no lo pelear por el precio.

El resultado, al margen de aumentar los volúmenes de facturación año a año, es que también han pasado de 15 empleados en 2012 a más de 60 cuando termine este año. ¿A ver quién contradice que en el ámbito tecnológico todo debe ir hacia el abaratamiento de los servicios en la competencia por tener los precios más bajos?

La tecnología solo vale con innovación

Con el hilo conductor sobre la guerra de precios, Ángel asegura que muchas empresas “parecen haberse factorizado como las antiguas industrias”, y todo es por no tener una visión digital al haberse centrado en hacer más cosas que la competencia, pero sin ningún tipo de valor añadido. Además, también manda un mensaje a la administración pública, cuyos recortes en materia de ayudas a la innovación ha dejado en el camino a empresas que necesitan esa ayuda inicial.

En este contexto, cree que las pequeñas empresas tecnológicas son las grandes beneficiadas ya que las “grandes” recurren a ese conocimiento e innovación que consiguen con mayor facilidad en muchas ocasiones.

Otro factor a tener en cuenta, según Jorge, es que a veces hay cierta confusión en lo que de verdad son avances técnicos o simples oportunidades de negocio. Alude al ejemplo del cloud, que muchas empresas venden como evolución tecnológica, cuando realmente lo único que supone es una nueva forma de ganar dinero, pero sin ningún tipo de creación de valor.

En este complejo entramado tecnológico es donde se mueve Tecnilógica (haber llegado hasta aquí sin confundir los término es importante). Su estrategia de crear valor se mantiene firme, y de momento es la apuesta que pretenden llevar a cabo.