La patronal AEE ‘ofrece’ 7.000 millones en inversiones hasta 2020 a cambio de corregir la reforma eléctrica para recuperar la confianza y evitar la incertidumbre.

Un año después de que el Gobierno aprobara el hachazo a la retribución de las energías renovables, las posturas siguen igual de enfrentadas. Amén de las decenas de recursos presentados ante la justicia española e internacional, las compañías siguen pidiendo reformar la reforma (al menos introducir algunas correcciones que les haga la vida más fácil) y encaran el futuro mirando de reojo al Ejecutivo (a éste y al que saldrá de las próximas elecciones generales).

Ayer estaba prevista la asistencia del secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, en la inauguración del I Congreso Eólico Español. Visita con morbo. El principal responsable del recorte de las ayudas a las renovables, el culpable de que un tercio de los parques eólicos se haya quedado sin retribución pública alguna, frente a frente con decenas de empresarios del sector. Al final el respetable se quedó con las ganas, y los periodistas nos tuviemos que guardar el morbo en el bolsillo.

Y es que a última hora, Nadal se cayó del cartel, y en su lugar acudió la directora general de Política Energética, Teresa Baquedano. La representante del Ministerio tiró de argumentario y defendió la necesidad de la reforma eléctrica, lamentó como obligatorias las “dolorosas medidas” que incluía y reivindicó las bondades de sus resultados. Pero al sector eólico no le consuela el sentido de la responsabilidad que esgrime el Gobierno y solo le duelen las dolorosas medidas.

2014, el año más difícil

La Asociación Empresarial Eólica (AEE), la patronal del sector y organizadora del congreso de ayer en Madrid, volvió a reclamar que se reforme esa reforma eléctrica y que se corrijan los elementos que siguen provocando incertidumbres de cara a realizar inversiones. “2014 ha sido el año más difícil de nuestra corta historia”, subrayó el presidente de la AEE, José López-Tafall. Se quejó de los 300 parques que se han quedado sin retribución, del recorte del 30% de las ayudas y criticó la “incertidumbre innecesaria” que genera a los inversores que cada seis años el Gobierno pretenda revisar la “rentabilidad razonable” a la que se ajustan las subvenciones.

“No puede ser que el Ministerio venga y me diga cuál es mi rentabilidad razonable. Eso lo decido yo. Cada seis años van a venir a decirme si gano poco o si me forro. Pero si gano poco a nadie le va a importar”, subrayó Joao Paulo Costeira, consejero delegado de EDP Renováveis. “La reforma no fue justa ni equitativa. Las renovables fueron las peor paradas y la eólica la que más. Acabar con el déficit de tarifa y convertirlo en superávit a cargo de los resultados de las empresas y del patrimonio de los inversores no es una reforma. Eso es otra cosa”, denunció Rafael Mateo, consejero delegado de Acciona Energía. “La reforma no está bien hecha. Y lo que no está bien hecho hay que hacerlo otra vez bien”, dijo.

De que se corrijan algunos de estos extremos de la reforma eléctrica y de que haya un pacto de Estado que otorgue estabilidad a largo plazo al modelo energético dependerá, según la AEE, el interés de los inversores por volver a España. En este sentido, la patronal eólica ofreció 7.000 millones en inversiones en cinco años para cumplir con la planificación energética del Ministerio de Industria y cumplir los objetivos medioambientales y energéticos de la Unión Europea de cara a 2020 (singularmente, cubrir el 20% de la demanda con energías renovables en esa fecha).

Los objetivos de planificación energética del Gobierno prevén la instalación de entre 5.000 y 6.000 megavatios, para lo que se deberán invertir 7.000 millones de euros hasta 2020, según la AEE. “Pero para conseguir esos 7.000 millones en inversiones hace falta financiación. Y para obtener financiación hace falta confianza”, dijo López-Tafall. “Ahora hay que restablecer la confianza”. Y, a su juicio, sólo se conseguirá reformando la reforma eléctrica.

Para no perder otro tren…

“España ha perdido muchos trenes de futuro. Esto no sucede, o no sucedía, con las renovables y la economía verde. ¿Lo vamos a hacer otra vez? Empezar bien para luego dejar que otros se aprovechen. Nos cuesta acabar las cosas”, se quejó el presidente de la AEE. Y es que España, una de las potenciales mundiales en generación eólica y en exportación de tecnología vinculada a este tipo de energía, ahora se enfrenta a una paralización casi total de la instalación de nueva producción y a que la industria dedica toda su producción a la exportación, lo que, según alerta la AEE, amenaza con provocar una deslocalización del empleo.

Durante su intervención en el congreso, López-Tafall reivindicó el papel crucial de la eólica, la más madura de las energías renovables, para reducir la dependencia energética de España. Hasta el punto que la asociación eólica no dudó en mirarse en el boom energético que vive actualmente en Estados Unidos al explotar sus reservas de hidrocarburos no convencionales, singularmente a través de la polémica fracturación hidráulica (fracking)

“Como buenos españoles nos gusta más lo de fuera que lo de dentro. La energía eólica es nuestro fracking. No hay que buscar fuera lo que ya tenemos aquí, con producto nacional”, indicó López-Tafall, que buscaba ensalzar la capacidad de la eólica para paliar la dependencia energética española de las energías fósiles importadas, pero sin medir la mala imagen que el propio fracking tiene en amplios sectores de la ciudadanía española.  “Invertir en la eólica es invertir en tener casa propia y dejar de vivir de alquiler. Lo que es muy importante sobre todo si se tiene unos caseros [los países productores de petróleo] de los que no siempre te puedes fiar”, explicó.

 

Industria se niega a enviar al supremo documentación sobre el recorte a las renovables  
El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha rechazado remitir al Tribunal Supremo el expediente que se le había solicitado con el procedimiento de contratación de las consultoras Roland Berger y Boston Consulting para diseñar el nuevo marco retributivo de las energías renovables, en el que se recortó la retribución a estas tecnologías. El Gobierno se ha negado a remitir esta información al considerar que su contenido y el análisis de los recursos de cerca de 500 productores de renovables ante el Supremo suponen “dos expedientes administrativos diferenciados”, según el escrito remitido por Industria al propio tribunal, al que ha tenido acceso Europa Press.

En este escrito, el Ejecutivo responde a la petición de información del Supremo en nombre de 53 recurrentes distintos mediante la entrega de cinco DVD y dos CD, algunos de ellos de carácter confidencial. En los discos se completa la información ya remitida anteriormente al tribunal y se responde a todas las peticiones, salvo a seis.

En una de ellas se reclamaba el expediente de contratación suscrito entre el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) con las consultoras Roland Berger y Boston Consulting, un asunto en el que los abogados de los recurrentes ponen especial énfasis al considerar que han podido cometerse presuntas irregularidades. El contrato, “como estricto procedimiento de licitación, no ha tenido en sí mismo ninguna incidencia ni ha sido objeto de consideración en el procedimiento de elaboración de las normas objeto de impugnación”, argumenta Industria.

El Supremo también había pedido a Industria cualquier informe de Boston Consulting previo al publicado de forma definitiva, a lo que el Gobierno indica que “el único informe en sentido estricto” es el que se conoce y que el resto de documentos tendrían un carácter meramente “preparatorio” y no pasan de “borradores” que “habrían agotado su funcionalidad”. De los dos informes de las consultoras, solo llegó a registrarse el de Boston Consulting, con fecha posterior al recorte, mientras que el de Roland Berger no vio la luz, al producirse la rescisión del contrato con Industria.

El departamento dirigido por José Manuel Soria completa de esta forma el trámite de entrega de información sobre la nueva metodología retributiva de las renovables, en la que sostiene que elaboró los nuevos estándares “exclusivamente” a partir de su propio trabajo, sin contar con los informes de consultoras externas.