El Gobierno se ha visto obligado a reconocer que existen más contratos de los adjudicados por el Ministerio de Defensa a la empresa que tenía a sueldo al titular del Departamento, Pedro Morenés, antes de asumir la cartera. En respuesta a una pregunta escrita formulada por la diputada de UPyD Irene Lozano, el Ejecutivo admite que hay otros doce contratos que no aparecen en el Portal de la Transparencia. Todas las adjudicaciones fueron realizadas por el procedimiento negociado sin publicidad, que establece la ley de contratos de las Administraciones Públicas.

El Boletín Oficial de las Cortes Generales acaba de publicar la respuesta enviada por el Gobierno a Irene Lozano en la que da cuenta de las adjudicaciones efectuadas por el Ministerio de Defensa al grupo Instalaza. La diputada quería saber cuántos contratos había adjudicado ese departamento ministerial a la firma de material bélico desde que Morenés está en posesión de la cartera.

La intención de UPyD es poner negro sobre blanco este asunto, dado que el ministro reconoció que trabajó para Instalaza entre 2005 y 2007. Sin embargo, medios periodísticos han publicado que el Registro Mercantil refleja que Morenés fue representante de la compañía hasta septiembre de 2011, apenas meses después de asumir el cargo.

En su respuesta parlamentaria, el Gobierno remite a la diputada a la información que aparece en el Portal de la Transparencia. Según esa página web oficial, el Ministerio de Defensa ha adjudicado a Instalaza siete grandes contratos en los últimos años, todos ellos otorgados por el procedimiento negociado sin publicidad.

Contratos por valor de más de seis millones de euros

Entre ellos, destaca la adquisición de material del lanzagranadas ligero llamado sistema Alcotán, por un importe de 3,3 millones de euros; la compra de 32 DT Vosel, por 1,7 millones; la adquisición de municiones contra carro, por 827.000 euros; y el diseño y desarrollo del tubo lanzador estabilizado y carenado de proyectiles, por importe de 436.000 euros

El procedimiento negociado de contratación administrativa es más flexible y ágil para los órganos de contratación que los procedimientos abiertos o restringidos. Especialmente cómodo resulta para estos su utilización en su modalidad “sin publicidad”. Recibidas las ofertas y al no ser necesaria siquiera mesa de contratación, se adjudica el contrato directamente por el órgano de contratación a la oferta económicamente más barata, lo que se traduce básicamente en el procedimiento de la antigua subasta, según señalan abogados expertos en contratación pública consultados por SABEMOS.

Además de dirigir a la diputada de UPyD al Portal de la Transparencia, el Gobierno da cuenta de otra serie de adjudicaciones que, por su característica de menores, no aparecen en la web oficial. Olvida que el Gobierno que el citado portal sí quedan reflejados algunos de los llamados contratos menores.

Así las cosas, el Ejecutivo admite que existen un total de doce adjudicaciones que no se incluyen en la página dirigida desde el palacio de la Moncloa, que van desde la adquisición de repuestos del simulador del lanzagranadas, por valor de 20.000 euros, hasta la reparación de la dirección de tiro Alcotán, por 13.600.