El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha perdido 861 millones de euros en el ejercicio 2014 debido fundamentalmente a la pérdida registrada en la venta de Catalunya Banc (CX) a BBVA, las dotaciones a provisiones por garantías concedidas y al margen financiero negativo, según ha informado el organismo dependiente del Ministerio de Economía en un comunicado.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, el instrumento público dedicado al rescate de la maltrecha banca que dejó el estallido de la burbuja inmobiliaria, perdió 861 millones de euros el pasado ejercicio, por lo que encadena cinco consecutivos en pérdidas. La razón fundamental es un deterioro estimado de 1.076 millones como consecuencia de la venta de la participación que tenía en Catalalunya Banc, vendida por el Estado a BBVA con una pérdida total sobre el dinero destinado a su rescate de 11.500 millones de euros. Además, se ha registrado un deterioro por el 45% que el organismo posee en el banco malo (Sareb), que asciende a 125 millones.

Las pérdidas registradas en 2014 se han compensado de forma parcial por la recuperación del valor de las participaciones en la matriz de Bankia (BFA) y BMN, ante su “buen comportamiento” en el pasado ejercicio.

En concreto, el incremento de valor de las participaciones del FROB en el capital de BFA y BMN ha supuesto un impacto positivo en la cuenta de resultados por importe de 1.418 millones de euros (1.235 y 183 millones, respectivamente).

El FROB ha comparado el patrimonio neto consolidado (corregido por intereses minoritarios y plusvalías tácitas) reflejado en las respectivas cuentas anuales consolidadas de estas entidades con el valor contable registrado por el organismo en ellas.

En cuanto a las dotaciones a provisiones relacionadas con garantías otorgadas por el organismo público en diferentes procesos de venta de entidades, el FROB estima un importe de 935 millones de euros. Entre éstas destacan 561 millones de euros por garantías concedidas en el conjunto del proceso de venta de CX y 241 millones por el mecanismo de compensación, derivado de las reclamaciones de titulares de bonos necesaria y contingentemente convertibles de Banco Ceiss no aceptantes de la oferta de Unicaja.