La candidata del PP a presidir el Gobierno regional, Cristina Cifuentes, ha destacado este martes que el que empieza es un “tiempo nuevo” y ha defendido su proyecto, presentada durante la campaña electoral, basado en el “diálogo y el consenso” para construir una Comunidad de Madrid también “nueva”.

Pese a que sus compañeros de filas han coincidido en destacar que lo positivo de la posible investidura de Cifuentes (que debería confirmarse mañana) es la continuidad con las políticas que ha llevado a cabo el PP en gobiernos anteriores, la candidata popular ha desgranado durante su discurso de investidura (recogido por la agencia Europa Press) sus medidas marcando las diferencias con sus antecesores.

Será la quinta presidenta de la Comunidad, la cuarta del PP, después de los ocho años de Alberto Ruiz-Gallardón (1996-2003), Esperanza Aguirre (2003-2012) e Ignacio González (2012-2015). El partido, a través del vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, ha sido el primero en destacar que con Cifuentes se mantendrá la política anterior basada en la “austeridad, la eficacia y la honestidad”.

La propia Esperanza Aguirre también ha defendido el papel de los gobiernos anteriores, y aunque le parece “bien” que se auditen, tal y como han pactado PP y Ciudadanos en el acuerdo de investidura, se ha mostrado “orgullosa” del trabajo realizado, no sólo a nivel económico, sino en materia sanitaria y educativa.

Nada más empezar, Cifuentes ha remarcado el “tiempo nuevo” que se abrió el pasado 24 de mayo, cuando las urnas dijeron “alto y claro” que había cosas “que no se estaban haciendo bien”. En este punto, ha indicado que la “política y la corrupción no pueden ir jamás de la mano” y que “la administración debe estar más que nunca al lado de las personas para solucionar problemas de verdad y satisfacer sus necesidades”.

Tras ir presentando su programa de Gobierno, sin dar ninguna sorpresa puesto que recoge lo mismo que lo presentado en campaña y pactado con Ciudadanos en el acuerdo alcanzado la semana pasada, Cifuentes también ha concluido mostrando su deseo de crear una “Comunidad de Madrid nueva”, que genere empleo y que sea “muy justa en lo social y que garantice la igualdad de oportunidades”.

Donde sí se ha visto continuidad es en su defensa del bilingüismo, que quiere ampliar a la Formación Profesional, en la política fiscal, basada en los impuestos bajos; o en la petición al Gobierno central de un sistema de financiación nuevo, bandera del Gobierno de Ignacio González que le ha llevado a enfrentamientos con Cristóbal Montoro en varias ocasiones.

El talante dialogante de la candidata también se ha visto reflejado en su propuesta de llegar a tres grandes pactos: en regeneración democrática, en sanidad y en educación. Quiere alcanzarlos con todos los grupos políticos y con los profesionales implicados, en el caso de los dos últimos.

Oposición: “otras formas, mismo contenido”

La oposición en bloque ha coincidido en el “cambio en las formas” pero en la continuidad de los “contenidos”. El portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, le ha pedido una “enmienda a la totalidad” respecto a lo realizado por los gobiernos populares anteriores.

El portavoz de Podemos, José Manuel López, ha señalado que con las propuestas lanzadas por Cifuentes, la Comunidad de Madrid “va a ir a peor” mientras que el líder de Ciudadanos, Ignacio Aguado, ha remarcado su intención de apoyar mañana a Cifuentes, tal y como está pactado, aunque ha echado en falta más medidas en materia de educación.

El que no ha querido restar protagonismo a la candidata ha sido el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que ha seguido el discurso desde su escaño y que ha preferido no entrar a valorar las palabras de su compañera porque hoy no era su día.

Desde las butacas de invitados también han escuchado a la futura presidenta numerosos alcaldes como el de Parla, Luis Martínez Hervás, o la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, que ha acudido acompañada del tercer teniente de Alcalde, Nacho Murgui.

No han faltado los secretarios generales de CC.OO. y UGT en Madrid, Jaime Cedrún y Carmelo Ruiz de la Hermosa, respectivamente; el presidente de la Cámara de Madrid, Arturo Fernández; o la delegada de Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa.