Falsas asociaciones de afectados que detrás ocultan a despachos de abogados; bufetes que se anuncian en autobuses, marquesinas y periódicos… la proliferación de escándalos financieros como las preferentes, las acciones de Bankia o las clásulas suelo han supuesto la emergencia de toda una industria legal que vive a costa de los afectados.

Los escándalos financieros destapados en España durante los últimos años de crisis económica han hecho emerger toda una nueva industria de la abogacía. Macrocausas como las de las participaciones preferentes y la deuda subordinada, las acciones de Bankia, los Valores Santander o las cláusulas suelo han supuesto un filón de trabajo para decenas (cientos) de despachos que actualmente se dedican casi en exclusiva a este tipo de casos.

Si el escándalo de Forum y Afinsa podría ser el ejemplo más característico de la pasada década, las participaciones preferentes son quizás el paradigma de la presente. Con casi un millón de hogares afectados, la comercialización de estos productos híbridos complejos ha dejado un reguero de clientes que o bien no han podido acceder a sus ahorros o bien se han visto sometidos a fuertes pérdidas. La en general irregular comercialización llevada a cabo por bancos y cajas en el pasado ha permitido a los usuarios del sistema financiero ganar en una mayoría de casos. Y si ganan los clientes, ganan sus abogados.

Con cientos de miles de afectados, la posibilidad de pescar en ese río revuelto se multiplica. Y más si la causa se presenta como justa. Es por esto que la estrategia de algunos despachos de abogados ha sido constituirse en asociaciones de afectados. Una práctica que ha sido criticada por las auténticas asociaciones de usuarios de banca. “Hemos sido críticos con aquellos bufetes que se encubrían bajo la denominación falsa de plataforma de afectados”, asegura Fernando Herrero, responsable de Comunicación de Adicae, organización de consumidores que lleva décadas defendiendo los intereses de los usuarios.

Tal como cuenta Fernando Herrero, esta práctica de las falsas plataformas de afectados que en realidad buscan captar clientes surgió inicialmente con las preferentes y las acciones de Bankia, si bien “se están extendiendo a otros fraudes como las claúsulas suelo”, asegura. No son los únicos despachos criticados a raíz de sus prácticas comerciales relativas a los escándalos financieros.

Los bufetes “carroñeros”

“Desde 2011 más o menos ha empezado a aflorar un nuevo perfil de despacho que es casi monotemático [centrados en los grandes casos financieros]. La mayoría de abogados no tenemos nada que ver con ellos porque nuestro perfil es distinto: clientes de patrimonio, empresas… ellos van a por un público masivo”, explican fuentes de un despacho especializado en finanzas que sostienen que el litigio financiero “se ha degradado mucho y se ha devaluado” con una banalización y mercantilización del mismo. Hasta el año 2002, en España no solo era impensable la idea de que un abogado se anunciase en una marquesina de autobús. Era ilegal. Pero la liberalización de la profesión introducida por el Colegio de la Abogacía en su reglamento sobre publicidad permitía a cualquier abogado y despacho dar a conocer su actividad.

La regulación interna de los abogados impone limitaciones internas a los mismos en su publicidad, ya que ésta no puede por ejemplo dirigirse a víctimas de accidentes o desgracias, ni puede garantizar resultados exitosos. Precisamente éstas son algunas de las prácticas que denuncian despachos de abogados especializados en derecho bancario y financiero respecto de nuevos bufetes que han aparecido al calor de las preferentes y otros escándalos. “Hablan en sus carteles de porcentajes de éxito del 100%, lo cual no me creeré hasta que no se sometan a una auditoría”, explica Pablo F, abogado en uno de los principales despachos especializados en temas mercantiles y financieros. “Para ganar el 100% o bien solo has participado en muy pocos juicios o bien estás mintiendo”, asegura.

Una crítica similar expone Fernando Herrero, de Adicae, para quien “esas afirmaciones suelen tener un matiz que pone en su verdadera dimensión esas cifras; o bien solo cuentan los acuerdos, o bien no cuentan las desestimadas… lo que está claro es que decir un 100% de acierto es imposible y sería engañoso, ya que la justicia y la legalidad es variada”. Frente a los despachos cuasi-industriales que tramitan miles de casos individuales, desde las asociaciones de consumidores apuestan por las demandas colectivas, ya que además de concentrar esfuerzos permitirían la devolución a una generalidad de afectados.

Millones de euros de beneficio

Arriaga Asociados es uno de los bufetes de abogados que más éxito dice haber tenido desde el estallido del escándalo de las preferentes y las acciones de Bankia. Según su propia publicidad, cuentan con más de 30.000 clientes y más de 2.500 sentencias ganadas (un 100% de éxito). Esta misma cartelería asegura que sus victorias han permitido recuperar 120 millones de euros de las entidades financieras. Y esto solo es un ejemplo del cada vez mayor número de bufetes especializados en la gestión masiva de casos de afectados por escándalos financieros (hay más: V Abogados, Bufete Rosales…). ¿Cuánto de esto va a parar a sus bolsillos?

La tarifa habitual en los nuevos despachos especializados en casos como las preferentes “suele ser de una tarifa fija más un 25% de las costas, aunque sé de casos de clientes a los que se ha cobrado más de un 30% de lo recuperado”, señalan fuentes anónimas de un despacho de abogados especializado. Como en tantas actividades reguladas, las tarifas de los despachos también tienen principios de buenas prácticas. “Nosotros trabajamos con tarifas del Colegio de Abogados más un descuento, y a cambio con una comisión de éxito (conocida como cuota litis)”, añaden.

FOTO: ADICAE en FLICKR