Al margen de burbujas de tamaño desconocido, o de su existencia real, todo lo que rodea al ecosistema startup y sus principales actores sigue estando por descubrir. Pese a ser un segmento donde el dinero cambia de manos con suma facilidad, faltan canales para tener una información limpia y transparente.

“Las startups españolas han logrado 109 millones de euros de inversión en 48 rondas de financiación en el primer trimestre de 2015, lo que supone un 152% más que en el mismo periodo de 2014″. Esta información abrió varios medios de comunicación (especializados en la materia y no) a principios de mes. Todos los datos los proporcionaba StartupXplore, una startup (todo muy metainformativo) que pretende convertirse en la mayor comunidad para emprendedores, inversores y todos los actores relacionados con este segmento de tal forma que tengan una herramienta en la que buscar y compartir información.

Desde SABEMOS hemos conversado con su CEO y cofundador, Javier Megias, que se muestra muy optimista con respecto a StartupXplore y su crecimiento. Sobre todo porque cree en la potencialidad de este ecosistema y el enorme desarrollo que todavía tiene por delante. De hecho, añade que por ejemplo en Berlín se invierte seis veces más de lo que se hace en España, y eso es el indicador de lo que queda por hacer.

Sobre el nacimiento de StartupXplore nos cuenta que la idea surgió hace dos años cuando el gobierno de Israel le invitó al país hebreo para llevar a cabo un análisis del ecosistema inversor. Entonces, rememora, que durante aquella fase de trabajo estuvo pensando en lo que sucedía en España. Asegura que “uno de los grandes problemas era descubrir quién hacía qué” en la relación entre startups e inversores.

“Las startups dicen que no hay inversores, pero curiosamente los inversores dicen que no hay startups para invertir”. Esa reflexión fue la que llevó a Javier Megias durante aquel viaje a Israel a darse cuenta de que se podía hacer algo para remediar esa situación. Así germinó la idea de lo que ahora mismo es StartupXplore.

Para arrancar todo, cuenta Megias, el primer experimento fue poner sobre un mapa a los 100 inversores y startups más importantes. Esta acción llamó la atención de todo el ecosistema y generó una gran expectación. Tanta, que un grupo editorial se interesó por el proyecto y puso una oferta sobre la mesa. Fue entonces cuando Javier supo que había tocado la tecla precisa y que todo esto tenía recorrido.

¿Se necesita una comunidad?

Las ideas estaban muy claras desde el principio. “El problema del ecosistema es que hay una oscuridad tremenda. Para un emprendedor es muy difícil saber quién es el inversor correcto”. Así de tajante se muestra Javier. De hecho, con esta afirmación justifica totalmente la labor de StartupXplore. Además, tiene unas ideas muy claras con respecto a toda esa “oscuridad”. Cree que el hecho de que “no haya esa información genera frustración, así, cuando alguien emprende no sabe con quién hablar”. Es más, debido a su actividad tienen contacto tanto con startptus como inversores, y observa que muchos piensan que todo es sencillo y está claro, pero opina que “existe más desconocimiento del que parece”.

Por lo tanto, su misión estaba clara: “Quisimos meter mucha transparencia al ecosistema. Además, meter eficiencia era también fundamental, porque ahora mismo no puede ser que se tarde 6 meses en levantar una ronda de financiación por no hablar con la gente adecuada”. De este modo, Javier asume que la aspiración de StartupXplore es “intentar clasificar de la mejor forma posible todo el ecosistema y llamar a las mismas cosas por el mismo nombre”.

En ese momento de la conversación sale a colación como ejemplo el Ibex-35 y su organización sectorial e informativa. Javier extrapola la situación y cree que sería algo positivo para este ecosistema, pero también es de la opinión de que eso “ahora mismo sería algo irreal”.

¿Se puede controlar todo?

Javier es consciente de que se enfrenta a un reto mayúsculo y así lo asume. “El ámbito del proyecto es europeo. Hay startups de 89 países, aunque el foco está en España”. Es consciente de que no se puede llegar a todo, pero confirma a SABEMOS que de las más de 5.000 startups que en estos momentos hay en nuestro país, ellos tienen rastreadas unas 4.000 y casi 400 inversores. “Tenemos cubierto más de la mitad. Aunque podemos seguir creciendo”, manifiesta con notable entusiasmo.

Ahora bien, surge una pregunta sobre la clasificación que se lleva para ser parte de esta comunidad. Por ello, el CEO de StartupXplore asegura que están siendo muy restrictivos, “porque no buscamos emprendedores, sino startups”. Este hecho diferencial es el que otorga valor al proyecto para que ese ecosistema, del que no se deja de hablar en toda la conversación, tome sentido.

¿Un ecosistema con burbuja?

Como se puede ver todo son preguntas. Por eso mismo, la misión de StartupXplore es intentar ofrecer algunas respuestas desde su comunidad, creada para y por los inversores, startups y aceleradoras, y demás componentes de este ¿ecosistema? Ese es el siguiente asunto. Javier sí cree que se deba denominar “ecosistema”, y además afirma que es la mejor manera de hacerlo. Precisamente porque se trata de una relación clara y directa.

Así pues, una vez que sabemos dónde se debe buscar en todo este entramado, toca hablar del dinero. O mejor dicho, de si el dinero que hay en este ecosistema es real o inflado. En este aspecto Javier no tiene dudas. Echa la vista a atrás y nos recuerda que lleva en el sector tecnológico desde el año 2000. “Eso sí fue una burbuja de verdad”.

El motivo por el que no cree que haya una burbuja alrededor de las stratups reside en la forma de meter dinero por parte de los inversores. Ahora mismo todos saben muy bien dónde invierten y dónde no. “Esa es la diferencia”. También reconoce que existe una gran liquidez, y quizá por eso, muchos ponen el cartel de “burbuja”.

Asimismo, reconoce que probablemente sí haya cierta burbuja mediática, pero lo ve positivo. Cuenta en tono de humor que su sobrino le ha dicho que quiere ser como Mark Zuckerberg, y no un futbolista profesional. “Esto no solo está pasando en España. Yo que viajo mucho veo cómo está creciendo en todo el mundo”.

Así pues, no parece que sea una tendencia de inversión o una burbuja. Más bien se trata de una nueva forma de afrontar los negocios. Y en esa nueva forma el proyecto de Javier Megias quiere estar bien posicionado para conectar a todos y que todos ganen.