Al menos siete talibanes y dos civiles murieron este lunes después de que un comando islamista atacara la sede del Parlamento en Kabul, según ha informado un portavoz del Ministerio del Interior, Sediq Sediqqi, citado por la agencia de noticias afgana Pajhwok .

La Policía repelió el ataque, que se produjo esta mañana. Según el jefe de la Policía de Kabul, el jeque Abdul Rahman Rahimi, el ataque comenzó con la explosión de un coche bomba en el exterior del edificio de la Cámara Baja, que se había reunido este lunes para ratificar a Masoum Stanekzai como nuevo ministro de Defensa.

Según la Policía de Kabul, citada por Pajhwok, dos civiles murieron y otros 28 resultaron heridios a causa del ataque. Fuentes médicas han indicado que entre los heridos no figuran parlamentarios ni miembros de las fuerzas de seguridad.

Un portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, ha reivindicado el ataque a través de Twitter. Los talibán se encuentran en plena ofensiva de primavera, con el consiguimiento incremento de sus operaciones en todo el país.

La misión de la ONU en Afganistán (UNAMA) ha condenado “enérgicamente” este ataque contra “los representantes democráticamente elegidos del pueblo afgano”.

 

Por su parte, el Gobierno de Pakistán también ha condenado el ataque y ha elogiado a las fuerzas de seguridad afganas por la forma en que impedido “este acto de terrorismo”.