Saborear un gulash en un ruin bar , debajo de un millón de notas adhesivas colgando del techo y las paredes, es una de las 10 alternativas que os ofrecemos para sacar todo el jugo a la Joya del Danubio.

Por David Vega (@DavidVegaMadrid)

Ruta nocturna por los ruin bars

Edificios destartalados, con más de cien años de antigüedad, han sido reconvertidos en ruin bars (pubs en ruinas) con una decoración tan caótica como espectacular. Paredes desconchadas llenas de pintadas, trastos viejos o bañeras, que sirven de sofás, ambientan estos garitos de luces tenues. Disparatados, pero acogedores. Uno de los locales que más me ha sorprendido es el For Sail Pub, o ‘bar de los post-it’, con millones de notas adhesivas colgando de las paredes y del techo. Si te acercas a tomar una cerveza, no olvides pegar en la pared un papelito, con tu mejor recuerdo de Budapest.

Relax en los baños termales

Si la noche se te ha alargado en exceso en los ruin bars, la mejor medicina para curar la resaca es pasar la mañana en uno de los famosos baños termales de Budapest. Sumergirte en una piscina exterior, a más de 30 grados, mientras fuera sopla un viento desagradable (habitual en cualquier época del año) es toda una delicia. Estas aguas, que nacen de las profundidades de la tierra, aportan importantes propiedades mineromedicinales. Budapest es históricamente la ‘Ciudad de los Balenarios’ porque cuenta con 118 manantiales. Los baños de Szechenyi, una de las termas públicas más grandes de Europa, es una buena opción para una mañana de relax.

Atracón de street-food: lángos y gulash

Además del Mercado Central, donde puedes disfrutar de un gulash (estofado de carne tradicional húngaro) y una cerveza en condiciones, toda la ciudad está llena de puestos ambulantes de street-food. Los lángos (pan frito circular), rellenos con todo tipo de toppings, triunfan entre los húngaros.

Noche en barco por el Danubio

Navegar por el Danubio es la manera más relajante de disfrutar de las espectaculares vistas nocturnas de la ciudad. Admirar el Parlamento o el Puente de las Cadenas iluminado, desde el río, es una experiencia irrepetible. No olvides la cámara de fotos.

Cruzar Isla Margarita con un boogie

La Isla Margarita, en medio del Danubio, es el principal pulmón verde de Budapest. Jardines de rosas, piscinas, restaurantes y un mini-zoo para pasar un agradable día campestre. Alquilar un boogie car es la manera más divertida de recorrer toda la isla.

Ver las salas de interrogatorio de la Casa del Terror

Este imponente edificio ha sido cuartel y prisión, primero durante la ocupación nazi, y después, bajo el régimen comunista. Sus paredes han presenciado miles de atrocidades, durante la época más triste de Hungría. Hoy en día, este edificio es un museo-homenaje a las víctimas de los dos regímenes de terror, donde podemos ver las antiguas salas de interrogatorio o las celdas de aislamiento. Sobrecogedor. 

Visita guiada al Parlamento

Construido entre 1884 y 1902, es el edificio más famoso de Budapest y el tercer Parlamento más grande del mundo. La visita guiada permite descubrir la Sala de la Cúpula, donde dos guardias, con cara de pocos amigos, custodian la corona real, y la Antigua Cámara Alta.

Atardecer desde el Bastión de los pescadores

Nos subimos en un funicular para acceder a esta majestuosa fortaleza, situada en la colina de Buda. Lo más recomendable es llegar un poco antes del atardecer, para disfrutar de la mejor panorámica de Pest. Las luces de la ciudad son de postal.

Paprika en todas las salsas

La paprika (nuestro pimentón de toda la vida) es el ingrediente más famoso de la gastronomía húngara. Además de ofrecer botes y saquitos con este condimento, las tiendas de souvenirs rinden un auténtico homenaje a este pequeño pimiento, que aparece en llaveros, camisetas y hasta calzoncillos.

Paseo entre estatuas soviéticas

Existen pocos vestigios soviéticos en la ciudad y la mayoría se encuentran lejos del centro, en Memento Park. En este parque podemos encontrar 42 estatuas originales del régimen comunista. Un atractivo recorrido para los viajeros interesados en la Historia del siglo XX.