El primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, ha manifestado este viernes que existe una solución a la crisis de la deuda que permitiría al país volver a la senda del crecimiento al tiempo que permanece en la zona euro.

“Habrá una solución basada en el respeto a las reglas de la Unión Europea (UE) y la democracia que permitirá a Grecia volver a crecer con el euro”, ha manifestado en su comunicado, recogido por Europa Press.

Los ministros de Economía de la eurozona concluyeron ayer jueves, sin acuerdo, una nueva ronda de negociaciones con Grecia para tratar de desbloquear el rescate. Este nuevo fracaso aumenta las probabilidades de impago por parte de Atenas, que debe abonar 1.500 millones de euros al Fondo Monetario Internacional (FMI) el 30 de junio, el mismo día en que concluye la prórroga del rescate.

La falta de avances ha obligado al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, a convocar de inmediato una cumbre extraordinaria de líderes de la eurozona para el próximo lunes 22 de junio. “La cumbre de los líderes (de la eurozona) durante la jornada del lunes es un desarrollo positivo de cara a un acuerdo”, ha dicho Tsipras. “Se demostrará que todos aquellos que apuestan por escenarios de crisis y terror se equivocan”, ha concluido.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, se ha declarado este viernes “preocupado” por la falta de acuerdo con Grecia y ha avisado, citado por Europa Press, de que se necesita una solución “en cuestión de días” por los problemas de liquidez de Atenas. Guindos ha descartado en todo caso un contagio de la crisis griega y ha dicho que España no necesita un plan de contingencia porque ya está preparada para “cualquier circunstancia”.

Por su parte, el ministro de Finanzas británico, George Osborne, ha pedido este viernes al Gobierno griego que llegue a un acuerdo con sus acreedores “antes de que sea muy tarde” y ha advertido de que la crisis helena ha llegado a su momento final y que hay que “estar preparados para lo peor”.