Un año después del escándalo de Gowex, el pesimismo sigue sobrevolando el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), donde cotizan empresas de pequeño tamaño y donde también estaba listada la compañía de Jenaro García. Desde la patronal del MAB, la Aemab, su presidente, Antonio Romero-Haupold, cree que este mercado ya está suficientemente regulado.

Otro escándalo similar al de Gowex se puede volver a dar, dice Romero-Haupold, porque no se puede evitar que haya estafadores. Eso sí, no da por sentado que vaya a suceder. “Si te enteras de algún caso así, dímelo, porque he invertido en casi todas las empresas del MAB y a mí no me gusta perder dinero”, añade, sonriendo.

¿Cómo está el MAB ahora mismo? ¿Cuántas empresas hay?

Aproximadamente 27. Que estén funcionando, activas, unas 23. Lo que está pasando es algo excepcional, porque hay 5 empresas que están pidiendo la entrada en el MAB este mes. El año pasado fue un año muy complicado para el MAB, después de Gowex. Nosotros los españoles somos muy bipolares: lo mismo nos da por una cosa que por otra. Pasa en la economía y también en el empleo. Yo espero que le pase lo mismo al MAB, porque la necesidad financiera que tenemos las pymes es brutal. El 90% de la financiación española es bancaria, frente al 40% de Estados Unidos.

Esas 5 candidaturas, ¿cuándo prevéis que se resuelvan?

Esperemos que sea lo antes posible, depende del MAB. Después de lo de Gowex, todo el mundo se asustó y se han parado las incorporaciones. Pero ahora la gente ha visto las ventajas innegables del MAB: estar cotizado y conseguir financiación de los bancos es causa y efecto. En el momento en el que tienes un ticket, consigues financiación del mercado pero también de los bancos.

¿Por qué se produce este interés?

“Los bancos no dan dinero, no dan ni un duro. Y menos a empresas tecnológicas. Para innovar, tienes que fracasar. Aquí, en España, como falles una vez, nadie te vuelve a prestar dinero”

Porque los bancos no dan dinero, no dan ni un duro. Y menos a empresas tecnológicas. Es mentira que se financie el I+D+i en España. Para innovar, tú tienes que fracasar; lo decía Edison, que de 100 intentos para inventar la bombilla, fracasó en 99. Aquí, en España, como falles una vez, nadie te vuelve a prestar dinero. Has de tener otras vías de financiación alternativa, como el capital riesgo. Los fondos se meten en varias compañías, van fallando, pero cuando dan con una y aciertan, es un tiro. El problema en España, a nivel capital semilla, es que cuando entras en una empresa y te quieres salir, no puedes. Yo me he metido en Bultaco, que me gusta mucho y estoy encantado, pero el día que quiera vender mi participación, valdrá lo que digan mis socios. En cambio, si estoy en el Mercado Alternativo, entonces ya tiene un valor establecido. Por eso es tan importante y está todo el mundo interesado.

Aparte de estas 5 nuevas, ¿con cuántas empresas más os gustaría acabar el año?

A mi me gustaría que entrasen por lo menos 10 este año. Yo creo que la necesidad es clara y las nuevas entradas al MAB son las que van a poner otra vez al mercado en órbita.

Ahora mismo, ¿ves que hay confianza en el MAB?

Hasta ahora no. A día de hoy, la liquidez es muy baja. Pero como van a salir 5 empresas, estas 5 son las que van a hacer que la confianza vaya creciendo. Van a tener un efecto de bola de nieve. Hasta ahora, ha habido un gran miedo en el mercado, entre otras cosas porque aquí todo se exagera demasiado, y cuando se habla del MAB siempre se habla con cierta carga negativa. Todas estas noticias de Gowex siempre se enfocan por el lado negativo.

¿Esperáis olvidaros este año por completo de Gowex?

Yo espero que sí, creo que este caso se va a resolver con las nuevas empresas que van a entrar. El número de compañías en el mercado va a subir un 30% si llegan 10 nuevas hasta final de año.

A raíz del caso Gowex se está pidiendo más regulación del Mercado Alternativo.

“A mí me parece que el mercado está bien regulado, porque tiene la misma regulación que en otros países. El problema en España es la Justicia”

Pero eso es absurdo, en mi opinión. No hacen falta más leyes, el mercado está igual de regulado o mejor que el AIM y el Alternext [los homólogos del MAB en Inglaterra y Francia, respectivamente]. Lo que hace falta es aplicar estas leyes. A mí me parece que el mercado está bien regulado, porque tiene la misma regulación que en otros países. El problema en España es la Justicia: el responsable de Gowex se declaró culpable en España para no ser juzgado en EEUU. El problema de España no es la regulación del MAB, es que cuando hay un chorizo no va a la cárcel, está corriendo por la calle. Tenemos que buscar es un procedimiento para que esta gente termine en la cárcel. Yo no quiero más regulación ni más obligaciones para las empresas. Si una empresa me presenta un proyecto, quiero que los documentos que me dé sean verdad; lo que no puede ser es que me den un papel que sea mentira y que no pase nada.

¿Se podría haber evitado el escándalo de Gowex?

Es una cuestión de Justicia. Los escándalos como Gowex pasan siempre. La prueba es que la empresa engañó aquí, en EEUU y en Inglaterra. En EEUU se olvidó a la semana, en Inglaterra se olvidó al mes y aquí llevamos un año y seguimos todavía hablando de Gowex. Los estafadores van a estar; lo importante es que haya un procedimiento para que terminen pronto en la cárcel.

¿Qué es lo que deberíamos haber hecho para evitar algo así?

Este es un mercado de riesgo. En el AIM inglés, 2 de cada 3 empresas fracasan. Es natural que pase eso en este tipo de inversiones de alto riesgo y de alto beneficio. El inversor tiene que saberlo, tiene que estar acostumbrado a eso.

Pero una cosa es el fracaso y otra cosa es una estafa.

“Los estafadores tienen que ir a la cárcel; el problema es que, en España, no van a la cárcel”

Eso es una estafa, ese hombre tiene que ir a la cárcel. Igual que tiene que ir a la cárcel Ruiz Mateos o el que sea. Los estafadores tienen que ir a la cárcel; el problema es que, en España, no van a la cárcel.

¿Habría que cambiar la forma en la que se audita a estas empresas?

Yo creo que no. Estas compañías están más auditadas que las normales. Es más, ahora mismo, las auditorías en el MAB son mucho más estrictas que en el Mercado Continuo, porque las empresas no tienen fuerza para imponerse a los auditores. Están totalmente escrutadas y “sobreauditadas” en mi opinión. No es un problema de auditorías ni de regulación, es un problema de chorizos. Ahora mismo, están mirando a las empresas de perfil: las auditorías están siendo exageradas, y eso también es una ventaja para los inversores.

Política e inversiones

Desde la Aemab habéis tenido ya conversaciones con el mundo de la política, ¿verdad?

Sí. Intentamos llevar enmiendas al Congreso de los Diputados y ya hemos hablado con los grupos parlamentarios. Ese es el camino para hacer las cosas que queremos hacer en España.

Porque del Gobierno, ¿qué esperáis?

Los políticos siempre dicen sí a todo y el Gobierno siempre dice no a todo. Ves al ministro, al secretario de Estado, a los economistas del Estado y esos te dicen que no, o que se hará más tarde.

¿En qué se centran vuestras propuestas?

“En Inglaterra, si ganas y sigues invirtiendo en el mercado no tributas hasta que no salgas; si pierdes la inversión, te lo deduces fiscalmente”

Una de ellas consiste en incentivos fiscales. En Inglaterra, el AIM es más del 4% del PIB, en España supone el 0,16%. El motivo son los incentivos fiscales. Allí, si ganas y sigues invirtiendo en el mercado no tributas hasta que no salgas; si pierdes la inversión, te lo deduces fiscalmente de alguna forma.

De momento, ¿qué acogida han tenido estas propuestas?

En el Congreso han tenido muy buena acogida pero en el Gobierno no han tenido ninguna. La parte fiscal que pedimos, que no tributen los beneficios, es lo mismo que pasa con los business angels, con lo cual es sencillo introducirlo. Y tenemos apoyos. No sabemos si puede entrar como enmienda en la Ley de Financiación o en la Ley del Carbón o en la de Segunda Oportunidad, pero conseguiremos que se vote.

¿Con qué apoyos contáis?

Nos apoyamos en todos los grupos políticos, con los que tenemos muy buena relación. Siempre se han portado fenomenal con nosotros algunos como CiU y PNV, que están muy volcados en la empresa.

Si se consuma el auge de otras fuerzas políticas como Podemos, ¿por dónde irán los tiros? ¿Tendrán buena acogida vuestras propuestas?

Lo que hace el MAB es democratizar la bolsa y democratizar el éxito. En España, cuando triunfas como empresario eres un sinvergüenza, mientras que si fracasas eres un chorizo porque has puesto a los trabajadores en la calle. En EEUU, si triunfas eres un gran hombre que no sólo se hace rico a sí mismo sino a todos los que están alrededor, mientras que si fracasas tienes una segunda oportunidad. Allí no se mete nadie con el empresario porque hace ricos a los demás a través de sus acciones. Pues eso mismo que hay allí, estaría bien traerlo para acá. No sé si eso le puede gusta a Podemos o no le gusta a Podemos, o si prefieren los huertos ecológicos. Si lo que quieren es democratizar el éxito, el empresariado y la riqueza, hay que apostar por el MAB, no solamente apostar por los grandes inversores del Ibex y las grandes empresas, sino por algo más normal y más natural.

 

Un engañado más

“Yo en Gowex entré el último día, porque me dijeron que le estaban dando demasiado fuerte”, reconoce Antonio Romero-Haupold.

Si se dan casos similares en otros países, asegura, el tratamiento que reciben los demás Jenaros Garcías es diferente. “Con estas cosas, si pasan en EEUU, los estafadores se defienden con el mono naranja puesto desde la cárcel”, precisa.

Con respecto a Gowex, afirma que, como él, “nadie se creía que fuese mentira”, aunque al final se demostró que la compañía no era más que humo.

“Cayó tanto, y si lo que decían era verdad…”, se lamenta. Al final fue cierto y Romero-Haupold perdió dinero, aunque “no tanto”, según dice.