A inicios de 2013 el Gobierno abría tres procesos de arbitraje para que las personas afectadas por malas comercializaciones pudieran recuperar su dinero; a día de hoy las entidades dan por cerrados los procesos. El FROB estima que sólo al 57% de los minoristas le han devuelto su dinero.

La banca nacionalizada ha dado ya por cerrados en la práctica los procesos de arbitraje abiertos en abril de 2013 para buscar una salida extrajudicial a aquellas personas afectadas por malos procesos de comercialización de participaciones preferentes y deuda subordinada. A falta de algunos flecos aislados en los casos de BFA-Bankia y Catalunya Banc, los arbitrajes se han dado por finiquitados definitivamente en la otra gran entidad nacionalizada por el FROB: Novagalicia.

Desde el Gobierno consideran que los procesos arbitrales “se han revelado como mecanismos eficaces para resolver casos de malas prácticas por parte de los emisores”, tal como señaló el pasado 14 de abril el presidente de la Comisión Rectora del FROB, Fernando Restoy, durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Congreso. Allí, el responsable de avalar los procesos de arbitraje ponía cifras a los mismos: las consultoras independientes admitieron y devolvieron el dinero invertido en 300.000 casos; es decir, en el 57% del total de inversores minoristas con derecho a reclamar (unos 534.000 entre las tres antiguas cajas).

Estos 300.000 clientes a los que se ha devuelto lo que habían invertido (el 72% de todos los que habían reclamado) muestran hasta qué punto la comercialización de las participaciones preferentes y la deuda subordinada se llevó a cabo con malas prácticas comerciales. Cuatro de cada diez inversores han quedado insatisfechos porque o bien el arbitraje no les parecía el método idóneo o bien porque los expertos inependientes consideraban que no tenía derecho a reclamar. A pesar de las cifras de personas no cubiertas, Restoy cree que el método ha permitido “al menos paliar el grave problema social generado por la inadecuada comercialización de productos complejos”.

En Bankia, pendientes de 600 casos

Bankia, la entidad que más arbitrajes ha resuelto, ha dado por cerrados en la práctica los arbitrajes. Quedan pendientes apenas 600 casos “a los que el experto independiente concedió el derecho a que les devolvieran la cantidad, pero por diversas causas no ha podido hacerse el pago”, señalan fuentes internas de la entidad. Dentro de estos expedientes hay casuísticas variadas, como clientes que son herederos de la persona que tenía el derecho legítimo, y están a la espera de papeleos para poder recibir su dinero.

Contando esos casos en los que es cuestión de tiempo que se resuelva la situación, Bankia está en situación de aportar cifras más actualizadas respecto a las últimas publicadas en septiembre de 2014 sobre su proceso arbitral sobre preferentes y subordinadas. En total han sido 133.433 personas a las que se les ha reconocido el derecho a que se les devolviera su inversión. Por el contrario, hay otras 45.586 personas a las que se les ha denegado.

Además hay otro grupo de 3.900 pequeños ahorradores que habiendo recibido el laudo favorable por parte del experto independiente (que en el caso de Bankia era KPMG) han decidido no aceptarlos. ¿Por qué? “También en estos casos hay casuística diversa: por ejemplo personas a las que los abogados les han convencido de acudir a la vía judicial a pesar de que les devolvían el dinero”, explican desde Bankia.

Otro de los casos más frecuentes de personas con derecho a que se les devuelva la inversión pero que han declinado recibirla son un grupo de antiguos dueños de deuda subordinada. “En su caso, como tras la nacionalización se les aplicaron unas pérdidas forzosas menores que a los preferentistas, en cuanto la acción se situó en 1,20€ ya les salía más rentable vender las acciones que aceptar la devolución de la inversión inicial”, explican.

58.000 resarcidos en NCG y en CX

En el caso de Novagalicia, la entidad ahora en poder del banco venezolano Banesco fue la primera en concluir con los procesos arbitrales. En total había 116.660 clientes minoristas con derecho a iniciar los trámites, pero apenas un 79% de ellos (93.899) finalmente se sometieron a los arbitrajes. De éstos, el experto independiente devolvería el dinero a seis de cada diez, por lo que finalmente recibieron su inversión inicial la mitad de todos los que tenían derecho a reclamar: 58.017 personas.

Cifras similares se han registrado en Catalunya Caixa, otra entidad que tiene prácticamente cerrado su proceso arbitral. La entidad catalana contaba a inicios de 2013 con 122.585 clientes minoristas con derecho a reclamar. De ellos lo hicieron un 81%. Así, y con datos de febrero de 2015 (últimos disponibles en este caso) un total de 58.066 personas han recibido laudos positivos y por lo tanto han cobrado lo que reclamaban (ver gráfico inferior).

Más allá del éxito o fracaso de los procedimientos arbitrales habilitados por el FROB en las entidades nacionalizadas, lo cierto es que la vía judicial se ha demostrado mayoritariamente a favor de los preferentistas. Según un informe de la CNMV, los jueces dan la razón en seis de cada diez casos a los pequeños inversores. Incluso hay despachos de abogados que presumen de tener un 100% de éxito a la hora de conseguir que devuelvan el dinero a los pequeños inversores. Con la vía arbitral cerrada de facto, son la civil y penal (toda vez que la Audiencia Nacional investiga el caso de las preferentes en Bankia) las dos que aún quedan por cerrar en uno de los capítulos más controvertidos de la historia financiera de España.

FOTO: ADICAE en FLICKR