El presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy ha nombrado vicesecretario de organización al hasta ahora presidente de la diputación de Zamora, Fernando Martínez Maíllo y de Comunicación a Pablo Casado.

Mariano Rajoy ha decidido mantener como secretaria general a María Dolores de Cospedal, pero prescinde de Carlos Floriano, hasta ahora vicesecretario general de Organización. Su puesto será ocupado por el presidente de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez Maillo.

También ha sido nombrado vicesecretario de comunicación, Pablo Casado, quien ha tenido esa responsabilidad en los últimos meses, aunque sin ser nombrado oficialmente. Por otra parte, sale del equipo de dirección, Esteban González Pons, cuyo puesto en la vicesecretaría de Estudios y Programas lo ocupará ahora por la catalana Andrea Levy. Se mantiene el veterano Javier Arenas como vicesecretario de Autonomías y Ayuntamientos.

Rajoy acusa al PSOE

Durante su comparecencia, el presidente del Gobierno ha acusado al PSOE de ser “esclavo de su debilidad y de sus socios”, un partido que ha perdido “el barniz de la moderación” y al que le asoma “la pintura vieja” por culpa de sus pactos con partidos extremistas o directamente independentistas. En su discurso ante el Comité Ejecutivo Nacional del PP, Rajoy ha vuelto a arremeter contra el partido de Pedro Sánchez que, a su juicio, ha apostado por la “frivolidad, la marginalidad y el extremismo”.

Con cierta dosis de amargura, Rajoy ha reconocido que él creía que compartía con el PSOE “el mismo amor por España” aunque le separaran diferencias sobre “los medios y las prioridades”. “Ahora no”, ha lamentado el presidente del Gobierno, que ha denunciado que los socialistas “abracen” a “cualquier grupo marginal” con tal de que no gobierne la lista más votada, siempre y cuando esa lista sea la del PP. “Son capaces de cualquier cosa con tal de echar al PP”, ha denunciado Rajoy, que ha criticado al PSOE por dar “cheques en blanco” sin pensar en las consecuencias.

Recado a Mas

Otro de los aspectos que ha abordado Mariano Rajoy tiene como protagonista al presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, al que ha recordado que sólo tiene capacidad para convocar el 27 de septiembre unas elecciones autonómicas y ha advertido que si alguien pretende “vulnerar la soberanía nacional” el Gobierno hará que se cumpla la ley.

El presidente ha admitido que las catalanas en septiembre constituyen otro “acontecimiento político importante” pero ha subrayado que si se producen serán sólo eso, elecciones autonómicas, “para elegir parlamento y nada más, eso dice la ley y la ley la tenemos que cumplir todos”.