El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho este miércoles que el Gobierno estudiará, si la recaudación lo permite, nuevas bajadas de impuestos.

Rajoy ha respondido así en la sesión de control del Congreso respecto a si el Gobierno tiene previsto seguir las últimas recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) para España, según informaron las agencias de noticias.

Sobre las recomendaciones del FMI decir que son eso, recomendaciones gracias a que España supo evitar el rescate. Si no estaríamos en la situación de otros países. Por tanto, esas recomendaciones las leemos con atención, porque en ocasiones dicen cosas muy razonables, pero nosotros fijamos nuestra propia hoja de ruta porque mantenemos nuestra soberanía económica. Y yo ya le digo que no voy a subir impuestos. Al contrario, voy a bajarlos“, explicó Rajoy, quien recordó que su Gobierno ya bajó este año el IRPF y el Impuesto de Sociedades y aseguró que habrá un nueva bajada de estos dos impuestos en 2016.

Tanto la líder de UPyD, Rosa Díez. como el portavoz de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en el Congreso, Cayo Lara, exigieron este miércoles a Rajoy que se pronunciase sobre las recomendaciones del FMI, que incluyen nuevas subidas de impuestos y rebajas salariales. Ante la publicación del informe anual del Banco de España esta misma semana, donde se incorporan recomendaciones similares –aumentar el peso relativo de la imposición indirecta y reducir la indemnización por despido de los contratos indefinidos, entre otras cosas–, tanto Lara como Díez quieren que Rajoy aclare si tiene previsto seguir alguna de las sugerencias del organismo que dirige Christine Lagarde, según Europa Press. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha descartado recientemente, de forma tajante, la posibilidad de que el Gobierno plantee nuevos incrementos tributarios en lo que queda de legislatura. 

Al respecto, el presidente del Gobierno afirmó en el Congreso, citado por Efe, que el informe del FMI fija la previsión de crecimiento para España en 2015 en el 3,1 por ciento, es decir, más del doble que la zona euro y más que la propia previsión del Gobierno, que es el 2,9 por ciento. Asimismo, Rajoy advirtió de que comparte con el FMI que dar marcha atrás en las reformas sería un error. “Hoy puedo decir, y todos podemos estar muy satisfechos, que ya hay más personas afiliadas a la Seguridad Social y menos parados que cuando llegamos al Gobierno. Y eso que vivimos una situación muy difícil en 2012 y 2013. Pero en 2014 y 2015, como consecuencia de las políticas puestas en marcha, ya se crece, se crea empleo –un millón entre 2014 y 2015– y, si seguimos perseverando en los próximos años podremos ver cómo 20 millones de españoles pueden trabajar”, resumió el presidente.

Durante el debate, Rosa Díaz explicó que junto a asuntos que el FMI “ignora” en su informe –como la “insultante concentración” de la riqueza, el incremento de la pobreza y la desigualdad o la caída de las pensiones o las prestaciones por desempleo–, el organismo también apunta algunas cuestiones “positivas”, tales como la de crear un contrato único indefinido para “acabar con la dualidad” del mercado de trabajo o “reducir el sobreendeudamiento y exigir responsabilidades por malas prácticas pasadas, como las de Bankia”. “Nos da miedo que elija las peores recomendaciones, las que son malas para los ciudadanos”, advirtió la líder magenta.

Vivir con 648 euros mensuales

En su respuesta a Cayo Lara, el presidente del Gobierno hizo hincapié en que las reformas están permitiendo crecer y crear empleo a buen ritmo y aseguró que lo que pide el FMI es que se mantenga el espíritu reformista. “Lo importante es que España, a diferencia de otros países que hicieron políticas muy equivocadas, mantiene su soberanía económica y puede tomar sus propias decisiones”, manifestó Rajoy, quien aseguró que si se sigue perseverando en estas medidas en los próximos años, “20 millones de españoles podrán trabajar”.

Lara denunció en su intervención que el informe del FMI ha venido “a echar un cable” al “avalar” unas reformas que, a su juicio, “sólo han beneficiado al capital a costa de destruir empleos de calidad, bajar salarios y aumentar la pobreza”, y a un Banco de España que “una vez más se suma de forma servil y vergonzosa” a unas “recetas que hunden la economía, deterioran la vida de los trabajadores y aumentan la desigualdad”. Asimismo, reiteró al presidente (como ya había hecho en otra sesión de control) su pregunta de si consideraba posible vivir con 648 euros de salario mensual.

“La salida democrática y social de esta crisis no pasa por las recomendaciones del FMI y de un Banco de España al servicio de la CEOE. Son políticas fracasadas que nos ha llevado al mayor desastre económico y social de la Democracia. Es evidente que el FMI sólo pretende garantizar el pago de la deuda a los acreedores internacionales a los que representa y elevar los beneficios del capital. Pero hay otra salida social a la crisis. Ahora que se habla de radicalidad, bájese del monte del radicalismo del FMI y gobierne el tiempo que le queda para la mayoría social del país”, manifestó Lara.