Los viernes negros de bajada de rating parecen formar parte del pasado. Concretamente Moody’s ha elevado doce ratings de depósitos a largo plazo, ha afirmado uno, ha confirmado cinco y ha rebajado dos, mientras que en el caso de las calificaciones de depósitos a corto plazo ha aumentado cinco, afirmado dos y confirmado tres.

La agencia de calificación crediticia ha concluido este miércoles su revisión de los ratings de 20 bancos españoles iniciada el pasado 17 de marzo como consecuencia de su nueva metodología sobre calificaciones bancarias y su revisión del apoyo que prevé que los Gobiernos presten a estas entidades.

A parte de esa elevación de doce ratings de depósitos a largo plazo, también ha mejorado los ratings de deuda senior no garantizada a largo plazo de ocho bancos, ha confirmado dos y ha rebajado otras dos. En el corto plazo, ha elevados dos calificaciones y ha afirmado.

Por otro lado, la agencia ha afirmado 13 calificaciones BCAs, afirmado una y elevado seis, al mismo tiempo que ha asignado a las 20 entidades un rating de contrapartida, tal y como recoge su metodología.

Por otra parte, la agencia ha asignado una perspectiva ‘estable’ a todos los ratings, con la excepción de Santander, Santander Consumer Finance, Catalunya Banc, Abanca y Caja Rural de Navarra, para quien es ‘positiva’, e Ibercaja Banco, para quien es ‘negativa’.

Casos concretos

En el caso de Banco Santander, la agencia ha mejorado en un escalón la calificación de la deuda senior a largo plazo y depósitos, desde ‘Baa1’ a ‘A3’, situando la perspectiva en ‘positiva’. Por lo que se refiere al otro gigante español, BBVA ha subido su rating de deuda senior en un escalón, desde ‘Baa2’ a ‘Baa1’, con perspectiva ‘estable’, y la calificación de depósitos en dos escalones, desde ‘Baa2’ a ‘A3’.

Asimismo, ha situado los ratings a largo plazo (depósitos y deuda senior) de CaixaBank en ‘Baa2’ desde ‘Baa3’, con perspectiva ‘estable’ desde revisión positiva’.

También ha revisado al alza las calificaciones crediticias de Bankinter, mejorándolo en dos escalones el rating para depósitos a largo plazo, que ha pasado a ‘Baa1’, y en un escalón el rating de la deuda senior no garantizada, pasando a ser este ‘Baa2’, ambos con perspectiva ‘estable’.

Igualmente, ha mejorado en dos escalones la calificación crediticia de Banca March, de ‘Baa3’ a ‘Baa1’ con perspectiva ‘estable’, situando así a la entidad entre las mejores calificaciones del sistema financiero español y superando su nota a la del Reino de España, que en la actualidad se sitúa en ‘Baa2’.