Con motivo del Festival de Annecy, Variety ha llevado a los lectores anglosajones una historia que publiqué hace algunos meses en Actualidad Económica y cuyo verdadero impacto para el mercado español de la animación no está lo bastante bien ponderado. Se trata del acuerdo firmado por Ilion Animation, los padres de Planet 51 y el último film de Mortadelo y Filemón con Paramount Animation para desarrollarles una película de gran presupuesto, en el entorno de los cien millones de euros , y elevadas expectativas.

La revista ofrece algunos datos interesantes, como que el proyecto comenzó en septiembre de 2014, después de que Ilion fuese invitada por Paramount Pictures a Los Angeles para competir con otros estudios de animación para poner la animación en la nueva película de la división de animación. Actualmente, Ilion tiene ya contratados a 350 artistas para la producción, de los que la mitad son españoles. Y todavía les falta por contratar a otros 50 para llegar a la fecha límite, de finales de 2016. Lamentablemente, Variety ha tenido la misma suerte que yo (ninguna) a la hora de descubrir de qué franquicia se trata. 
 
Dolset, copresidente del grupo Zed, matriz de Ilion y de U-Tad, me explicó en su momento: “Con todo esto, Ilion se va a convertir, junto con Mac Guff en París, en uno de los estudios más importantes de Europa“. Para que os hagáis una idea, Illumination Mac Guff es la compañía francesa de animación que estuvo detrás de Mi villano favorito y prepara ahora el spin-off de los Minions. Tan exitosa, por cierto, que finalmente la compró Paramount, aunque sigue operando desde Francia.
 
Todo este movimiento tiene que ver con el impulso que quiere dar el estudio a su división de animación. Para lograrlo, dio un paso importante al contratar como nuevo director creativo a Lino DiSalvo, que encabezó el colosal éxito de Disney Frozen. El acuerdo de distribución internacional de la nueva película de Enrique Gato (Tadeo Jones) películas de Telecinco Cinema y Telefónica Studios va en la misma dirección.
 
Ilion ha descartado que la deducción del 15% que existe en España para producciones extranjeras, con un máximo de deducción de 2,5 millones por cada producción, haya impactado la decisión de Paramount. Especialmente, supongo, porque los incentivos en otros países cercanos son mejores. Así que la competitividad de la propuesta ha tenido que depender de la capacidad del estudio español de ofrecer una gran relación de calidad-precio. En declaraciones a la revista, José San Román, director del estudio, llega a subrayar que los costes del talento de animación en California son un 50% más elevados, con un 35% en Londres y un 30% en París. España no sólo está plagada de talento para la animación sino que es bastante más barato. 
 
El Festival de Annecy, por cierto, es una prueba de esa gran cantidad de talento. Mortadelo se presenta fuera de concurso, pero tenemos otra película en la carrera, Pos eso, de Sam Ortí, y otro film fuera de concurso, las Historias Extraordinarias del dibujante español Raúl García (que, por cierto, tienen una versión de El corazón delator narrada por el difunto Christopher Lee).
 
 
 
Pos Eso, de Sam Ortí, producida por Basque y Conflictivos, compite en la sección oficial del Festival de Annecy y es una muestra del talento español en animación
 
Imagen | Promocional