Numerosas operaciones de compraventa de fondos de inversión de primer nivel han quedado pospuestas hasta después de las elecciones generales. La subasta de EYSA, la empresa que gestiona los aparcamientos públicos de la capital, corre el riesgo de fracasar ante la retirada masiva de ofertas.

La incertidumbre se ha apoderado de Madrid. El desconcertante inicio del mandato de Manuela Carmena, con un concejal dimitido a las 48 horas de tomar posesión y otros tres puestos en entredicho, unido a la de por sí poca confianza que su plataforma despertaba en fondos de inversión están haciendo que muchos de ellos se replanteen importantes operaciones que tenían previstas para la capital.

“Tras la llegada a los ayuntamientos españoles de las candidaturas apoyadas por Podemos, el sentimiento general de mercado es de absoluta incertidumbre y preocupación”, explican fuentes de banca de inversión a SABEMOS. A los pocos días de celebrarse las elecciones del 24 de mayo ya se vislumbró que esas plataformas se harían con el poder en ciudades tan importantes como Madrid, Barcelona o Zaragoza, lo que llevó a los citados agentes a replantearse sus estrategias ante la posibilidad de que la seguridad jurídica de sus inversiones pueda estar en cuestión.

Se han paralizado varias operaciones que superaban los 200 milones de euros

En este sentido, “se ha pospuesto hasta finales de año cualquier toma de decisiones de inversión”, indican las mismas fuentes, ya que los fondos quieren ver en qué situación queda España “tras las elecciones generales”. Entidades de inversión “de primer nivel” que tenían que cerrar importantes “operaciones de compraventa” en la capital, por ejemplo, han paralizado dichas gestiones, especialmente todas aquellas que involucran de algún modo al sector público. Las cláusulas de confidencialidad impiden a las fuentes dar más detalles aunque sí aseguran que algunas de ellas tenían un montante total “de 200 o 300 millones de euros”.

La labor de estos fondos es hacerse con el control de empresas con problemas, implementar mecanismos de mejora y reestructuración de costes y posteriormente venderlas. Una de esas compañías gestionadas por un fondo es EYSA, encargada de la gestión de aparcamientos públicos en Madrid y otras ciudades españolas. EYSA fue puesta a la venta recientemente, pero los planes de Ahora Madrid para la ciudad han frenado la presentación de ofertas o directamente han hecho retirarse a varios pujadores. Otra consecuencia de la incertidumbre desatada.

Las candidaturas asociadas a Podemos “tienen la oportunidad de formar coaliciones de izquierda en los consistorios de Madrid o Barcelona, aunque quedaron lejos de la mayoría absoluta en ambas ciudades”, recoge un texto de una importante base de datos especializada en fusiones y adquisiciones, difundido una semana antes de la constitución de ayuntamientos. El documento, titulado ‘Los riesgos políticos nublan la subasta de EYSA’, indica que “de acuerdo al programa político de Ahora Madrid, la agrupación política que podría gobernar Madrid, se revisará el aparcamiento regulado en la ciudad, entre otras medidas”. Además, subraya que “los líderes de las alianzas locales han dicho que analizarán las concesiones públicas y podrían cambiar las condiciones o cancelarlas”.

“Un enorme riesgo”

Todo ello hace que las fuentes consultadas por la base de datos -cuyos contenidos de pago llegan a los más altos niveles financieros- hablen de que si el Ayuntamiento “decide acabar con la concesión de EYSA, la cuestión clave sería cómo podría afrontar la devolución del contrato” o “la falta de claridad sobre lo que los políticos harán es un enorme riesgo para la subasta”, que ha perdido atractivo para muchos de los interesados. Y es que si EYSA se queda sin la gestión de los aparcamientos madrileños perderá el servicio que le ha dado la mitad de sus ingresos durante 12 años. El EBITDA de la compañía roza los 20 millones de euros y su precio de salida había sido fijado en nueve veces esa cantidad. Ahora, se corre el riesgo de que nadie quiera arriesgarse a tan importante operación.

El socialista Carmona ha tratado de calmar a los inversores en los últimos días

Pero estos son solo algunos ejemplos de la situación. El portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Antonio Miguel Carmona, cuyo apoyo fue clave para el acceso al poder de Manuela Carmena y los suyos, está dedicando los primeros esfuerzos de la legislatura a tratar de calmar a los inversores. Ya el viernes pasado, cuando anunció su acuerdo con Carmena, hizo un llamamiento para que esos agentes siguieran apostando por la capital de España. Con el paso de los días, ha tenido que redoblar esos esfuerzos, tal y como él mismo reconoció ayer.

“Espero que el cambio en Madrid sea tranquilo y yo trato de garantizar que sea así”, declaró Carmona en la cadena COPE. Y es que las 48 horas anteriores las había dedicado a atender demandas de medios internacionales, inversores extranjeros, el Ibex 35 y el vicepresidente de la Comunidad Judía, David Hatchwell, para neutralizar el “deterioro” de la imagen de la capital, multiplicado por casos como los injuriosos mensajes del concejal Zapata y la imputación de la portavoz municipal, Rita Maestre, por un delito contra los sentimientos religiosos. Este último hecho ha llevado al líder socialista a pedir la segunda dimisión en tres días de miembros del equipo que gobierna Madrid. Una situación que hace a la capital cada vez menos atractiva para los agentes antedichos, con el consiguiente menoscabo que supone en términos económicos para la ciudad.

“Los fondos lo que realmente hacen es invertir, inyectar grandes cantidades de dinero para desarrollar planes de expansión, todo eso ahora queda bloqueado”, explican las fuentes de banca de inversión consultadas. Y es que, pasado el paréntesis de los peores años de la crisis económica, cuando el trabajo de estos agentes se centró en la reestructuración de costes, ahora de nuevo estaban adquiriendo mucha importancia esos planes expansivos, que crean empleo y dinamizan la economía. En multitud de casos quedarán paralizados durante al menos medio año, hasta que se aclare la situación política de España.

Foto: cabezadeturco en Flickr.