Montse Suárez opina que es un cadáver político, mientras Cristina Fallarás no da crédito a sus palabras. Ambas coinciden en la ausencia de autocrítica y que en ese gesto va un dardo contra Rajoy.