La aerolínea ‘low cost’ prepara un apagón de su web y de su aplicación móvil desde la tarde del viernes a la mañana del sábado para una actualización de los sistemas. Los pasajeros que no realicen la facturación online antes tendrán que abonar el recargo de 45 euros por facturar en el aeropuerto.

La web y la aplicación móvil de Ryanair dejarán de funcionar entre la tarde del viernes y la mañana del sábado. La compañía de bajo coste pretende ejecutar un apagón total de sus sistemas online entre las 20.00 horas del próximo viernes y hasta las 6.00 horas del sábado, por lo que los clientes no podrán realizar la facturación online, ni efectuar nuevas reservas y realizar cambios en los vuelos ya adquiridos. La aerolínea suspenderá sus funcionalidades digitales por una actualización de los sistemas informáticos.

Ryanair está contactando vía email y mensaje de texto con todos los pasajeros que viajan durante estos días para informarles y recomendarles que realicen la facturación antes del jueves para “evitar cualquier incidencia”. Una incidencia que tendría como consecuencia la imposición de un recargo 45 euros que deberían abonar los pasajeros que no hayan facturado en la web previamente y se vean obligados a realizar la facturación en el aeropuerto, aunque no se ajuste a las condiciones marcadas en el momento de la adquisición del billete.

En cualquier caso, la compañía, que rebajó el mes pasado ese recargo de 45 euros (hasta entones el suplemento era de 70 euros), pide disculpas por los inconvenientes que puedan ocasionar a los pasajeros el cierre temporal y la actualización de la página web.