Lufthansa, Air France-KLM, IAG, Ryanair y easyJet se unen en un lobby inédito para para revolucionar la aviación europea.

La posibilidad de influir en el futuro de la aviación comercial crea extraños compañeros de cama. La rivalidad entre los grandes del sector es manifiesta, y en algunos casos se trata de una evidente mala relación. Pero la Comisión Europea trabaja en el diseño de una nueva estrategia de aviación en Europa y los intereses comunes y la posibilidad de medrar permiten aparcar los desencuentros.

En una alianza histórica, los gigantes de la aviación comercial europea han creado un grupo de trabajo conjunto para realizar propuestas que marquen las reformas. Lufthansa, Air France-KLM, IAG (el holding que agrupa a Iberia, British Airways y Vueling), Ryanair e easyJet se han unido para hacer lobby e influir en el diseño de la nueva hoja de ruta del sector. Y lo han hecho con un objetivo fundamental: rebajar la cuantía de las tasas que gravan su negocio.

La comisaria europea de Transportes, Violeta Bulc, formuló una consulta pública para recibir propuestas para conformar la nueva estrategia de aviación comunitaria. Y como resultado de esa iniciativa surge esa alianza histórica que se ha materializado hoy con una reunión en Bruselas en las que han estado presentes los máximos ejecutivos de los cinco grandes grupos aéreos: Carsten Spohr (Lufthansa), Alexadre de Juniac (Air France-KLM), Willie Walsh (IAG), Michael O’Leary (Ryanair) y Carolyn McCall (easyJet). “Esta es la primera vez que hemos dejado de lado nuestras batallas competitivas para resaltar la importancia de una nueva estrategia de Aviación Europea”, reconocen las compañías en un comunicado conjunto.

El gran objetivo: reducir sus costes

Las cinco aerolíneas (que el año pasado transportaron unos 420 millones de pasajeros, la mitad del tráfico aéreo continental) han marcado cuatro ámbitos de acuerdo que, en la mayoría de los casos, se traduce en la petición de una rebaja de tasas. Los cuatro campos son el desarrollo de una nueva estrategia que tenga una estructura sencilla, la reducción de los costes en los aeropuertos, la creación de un espacio aéreo más eficiente y la estimulación de la actividad económica.

El quinteto reclama el desarrollo de una nueva estrategia de aviación en Europa con un plan para una estructura simple de regulación eficiente, para fortalecer la competitividad de las compañías aéreas europeas, proteger al consumidor y promover una mayor eficiencia para recortar costes.

Las cinco aerolíneas también coinciden en reclamar una reducción de los costes en los aeropuertos de la UE y una mejor gestión de los monopolios que en la mayoría de los países los gestionan, para lo que se propone una directiva específica de tasas aeroportuarias. En paralelo, solicitan una reducción de los costes derivados de la labor de los controladores (con una especial mención a que se asegure que sus huelgas no interrumpen el tráfico aéreo) y que se reforme el actual modelo de cielo único.

Asimismo, lo grupos piden estimular la actividad económica y fomentar la creación de puestos de trabajo mediante la constitución de un marco regulador adecuado, la “eliminación de las tasas a los pasajeros así como impuestos ambientales poco razonables”, según destacan las empresas.

 “La liberalización de la industria en Europa de la década de 1990 permitió la creación de un único mercado completamente liberalizado con un espacio regulatorio común y fomentó la competencia en Europa. Como resultado de ello, los consumidores se han beneficiado de tarifas sustancialmente más bajas y más rutas tanto dentro de Europa como hacia el resto del mundo”, apuntan los cinco ejecutivos de las compañías en una declaración conjunta.“Al mismo tiempo, las aerolíneas de la UE han mantenido unos estándares de seguridad líderes. El nivel y la calidad de los servicios se ha incrementado y los costes de las compañías han caído entre un 1 y un 2% por año en las últimas dos décadas. Creemos que este descenso debería reforzarse con una reducción en aquellos costes que las aerolíneas no controlamos.