Como el cemento, el investigador Hendrik Marius Jonkers es un hombre estable y sereno. Es uno de los nominados a los Premios al Inventor Europeo del Año. Aunque no se haya llevado el galardón a casa, ha despertado el interés de numerosos periodistas y colegas científicos.

Este microbiólogo ha desarrollado un sistema para introducir bacterias en estado latente dentro del hormigón. Los microorganismos vuelven a la vida en contacto con el agua, de tal forma que si hay una grieta en el material, el líquido llega hasta las bacterias, que se apresuran para rellenar estos orificios y reparar el edificio desde dentro.

“En investigación hay todavía muchas posibilidades, pero al mismo tiempo tenemos que colaborar con la industria para ver lo que se requiere. De no ser así, seríamos científicos con ideas innovadoras que nunca serían aplicadas, que quedarían en una estantería”, reconoció en una entrevista con sabemos, antes de que se celebrara la gala de estos premios organizados por la Oficina Europea de Patentes (EPO).

 

¿Cómo funciona su hormigón?

Es un hormigón “vivo” o “biohormigón”. Añadimos bacterias vivas a la mezcla del hormigón. Las bacterias que introducimos están durmiendo, en un estado latente. Lo que hacemos en el hormigón es incluir paquetes con unas partículas, las esporas de las bacterias y comida para estos organismos, y lo mezclamos. Luego, el hormigón fragua. Pero el problema es que, a veces, el hormigón se agrieta; la mayoría de las construcciones con este material se agrietan. Estos agujeros son pequeños, así que no afectan a los edificios, pero pueden resultar en dos tipos de problemas, particularmente en ambientes húmedos: se pueden producir goteras y también corrosión del acero que va dentro del hormigón. Si el metal que está dentro se corroe, la estructura puede derrumbarse, así que las pequeñas grietas son peligrosas para la vida de la construcción. Nuestra invención es un un agente auto reparador que si se añade al hormigón puede ahorrar costes de mantenimiento y reparaciones, al tiempo que extiende la vida útil de las construcciones.

¿Cuál es la vida media de un edificio?

“La idea de este invento es que tan pronto como aparezca una grieta, el hormigón se auto repare, con lo que se consigue una mejor protección del acero del interior y se producen menos goteras”

Las edificaciones, como por ejemplo las infraestructuras, están diseñadas para vivir entre 50 y 100 años. Sin embargo, a lo largo de este periodo, hay que hacer varios trabajos de mantenimiento y reparaciones, lo que implica mandar a un equipo que busque grietas de mayor tamaño para repararlas manualmente. Alguna vez pasarán por alto algún agujero, porque no siempre son visibles, mientras que en el acero del interior se podrá dar un problema de corrosión. La idea de este invento es que tan pronto como aparezca una grieta, el hormigón se auto repare, con lo que se consigue una mejor protección del acero y menos goteras.

¿Cuánto se puede alargar la vida de las construcciones con este hormigón?

Bueno, esto es un poco especulativo, porque las construcciones tienen una vida útil estimada, pero esperamos, basados en los tests de envejecimiento acelerado que realizamos, aumentar la vida media entre un 20 y un 30%. Es un poco difícil de demostrar en la práctica, porque los edificios se hacen para resistir más de 50 años. Las infraestructuras, como viaductos, túneles y puentes, están diseñadas para resistir 100 años, así que llegarían hasta los 130 años con nuestro hormigón, con un mantenimiento reducido, menor del que se debería realizar con otros materiales.

Pero este material es más caro que el hormigón normal, ¿verdad?

Sí, obviamente, porque tenemos que añadir estas partículas. Luego, también depende de cuánto agente de reparación se añada; si tomamos una mezcla normal, habría que sumar entre 20 y 30 euros por metro cúbico de hormigón. Es un aumento sustancial, así que se necesita cierto tiempo para amortizarlo. Como explicamos a nuestros clientes potenciales y dueños de edificios, si se hacen cálculos del ciclo de vida de la construcción se puede ver fácilmente que si se invierte un poco más en los precios iniciales, con el hormigón que se auto repara, se puede recuperar en unos pocos años. Si no lo utilizas, a lo largo de la vida útil tendrás que hacer más reparaciones. Esta es la razón por la que estamos haciendo tests con clientes para mostrar lo eficiente que es el material.

Entonces, este hormigón está sólo en fase de pruebas.

Tenemos tres productos. Con uno de ellos ya se han realizado muchas pruebas y está siendo comercializado; es un espray de reparación, basado en la misma tecnología, que se rocía sobre las superficies de edificios con grietas. En cuanto al hormigón que se auto repara, estamos haciendo tests a gran escala: este verano vamos a construir un tanque con este material para el tratamiento de aguas residuales. Además, hemos utilizado ya el hormigón en una red de regadío en Ecuador. Todas estas pruebas están mostrando resultados muy buenos. Hemos comenzado el desarrollo de unas instalaciones para producir el agente auto reparador en grandes cantidades. Si se produce en masa, el precio baja; por eso el hormigón es más caro ahora mismo.

¿Está la industria interesada en el producto?

“La industria está interesada, pero son los dueños de los edificios que se construyen los que tienen que pedir que se utilice este hormigón. Si el promotor dice ‘quiero que la construcción sea lo más barata posible’, entonces el contratista no pondrá agente auto reparador”

Sí, la industria está interesada, pero son los dueños de los edificios que se construyen los que tienen que pedir que se utilice este hormigón. La idea de este material es ahorrar en mantenimiento y reparaciones, por lo que la decisión es de los propietarios. Si el promotor dice “quiero que la construcción sea lo más barata posible”, entonces el contratista no pondrá agente auto reparador. No será interesante para él, porque en muchas ocasiones el que se adjudica una obra es responsable tan solo de la construcción, aunque esto también está cambiando. A algunos contratistas se les hace responsables de los primeros 20 o 30 años de mantenimiento, así que ahora también estamos viendo mucho interés de las constructoras, porque también ven que pueden ahorrar costes.

¿Cree que, actualmente, los edificios están hechos para durar?

Tenemos tecnologías que permiten levantar edificios para que duren mucho tiempo, pero en la práctica encontramos algunos problemas durante la fase de construcción. Aunque en teoría sabemos muy bien cómo hacerlo, en la práctica hay problemas. Por ejemplo, si tienes que poner refuerzos y sabes que hace falta una cobertura de 5 centímetros de hormigón, no siempre puedes estar supervisando al equipo que está sobre el terreno, así que el trabajo a veces no sale como lo habías diseñado. A veces, la cobertura es menor y obtienes más grietas de las esperadas.

En España tuvimos un problema con la construcción y nos hemos encontrado con que se hicieron demasiados edificios. ¿Cree que su material es un paso hacia la construcción responsable?

¿En el sentido de evitar que se construya más?

Sí.

No, no creo que se vaya a notar. También nos preguntan si vamos a impactar en los negocios de las compañías de reparaciones. No es el caso. Si se observa la proporción de construcciones con agente auto reparador que podría haber frente al total, sería relativamente baja. Especialmente por el modelo de construcción, en el que los propietarios quieren que se complete de la forma más barata. Eso está bien al principio, aunque en la mayoría de ejemplos que tenemos en la industria de la construcción, edificar barato implica muchos más costes en el futuro. Pero eso depende de la estrategia de los dueños. Todavía pasa mucho en todo el mundo: prefieren que la construcción sea barata y esperan no tener problemas en el futuro. Creo que la tecnología auto reparadora puede ser aplicada en muchas construcciones, pero la adopción irá despacio.

¿Pero esa actitud de los propietarios a corto plazo no es negativa?

Bueno, es la práctica en la industria de la construcción. Un dueño quiere edificar algo y pregunta a diferentes contratistas: “¿puede construirlo con mis especificaciones?”. El empresario que lo pueda completar al menor precio, se lleva la obra. Por eso estamos tratando de convencer a los propietarios para que utilicen la tecnología auto reparadora y que todos los contratistas la incluyan.

¿Y los propietarios están interesados en utilizar esta tecnología?

Muchas veces parece que una obra está bien a primera vista pero luego surgen problemas en unos pocos años. Entonces, los propietarios reclaman al constructor, que les dice: “he hecho exactamente lo que me pedías, así que no te garantizo nada”.

Ellos solo quieren que se haga un buen trabajo. Muchas veces parece que está bien a primera vista y luego surgen problemas en unos pocos años. Entonces, reclaman al constructor, que les dice: “he hecho exactamente lo que me pedías, así que no te garantizo nada”.

¿Para qué clase de edificios se puede utilizar este invento?

Estamos haciendo pruebas a gran escala con propietarios que tienen construcciones como sótanos, en cuyas paredes puede haber problemas de filtrado de agua; también en túneles; y, por otro lado, en infraestructuras de tratamiento de agua. En todos los casos queremos demostrar que es un material seguro, que permite ahorrar dinero.