El presidente de la Generalitat, Artur Mas, lanzará el sábado desde Molins de Rei (Barcelona) su proyecto político de cara a las elecciones del 27 de septiembre, unos comicios que considera plebiscitarios para avanzar hacia la independencia de Cataluña.

Fuentes de CDC han explicado a la agencia Europa Press que el acto se hará en el edificio de Foment Cultural i Artístic, una institución emblemática del municipio para el fomento de la cultura, y también tomará la palabra el alcalde y uno de los valores al alza del partido, Joan Ramon Casals.

Las mismas fuentes explican que el presidente aún no desvelará los nombres que formarán parte de su lista, sino que abordará los “conceptos” que defenderá su candidatura con la que aspira seguir liderando el proceso soberanista tras el 27S.

El partido busca una puesta en escena potente para unas elecciones que ve claves, hasta el punto de que el propio presidente catalán aseguró el lunes que, si no queda primero en las elecciones del 27 de septiembre, se irá y dejará paso a otras personas.

CDC también espera que el sábado, cuando el presidente presente su proyecto político, ya se haya aclarado su relación con UDC, su socio de federación y al que ha exigido que se defina claramente como partidaria de la independencia para volver a concurrir juntas el 27S.

El partido del presidente catalán argumenta que no quiere acudir a las elecciones de otoño con un planteamiento “vaporoso” sobre la soberanía de Cataluña, sino con una apuesta nítida por la independencia si hay una mayoría que la sustente en el Parlament.

Aunque el Parlament tiene programados plenos hasta finales de julio, el acto de Mas obligará al resto de partidos catalanes a posicionarse, lo que a la práctica supondrá dar el pistoletazo de salida a la precampaña electoral a más de tres meses para los comicios.

Mas tiene que convocar las elecciones a principios de agosto si quiere celebrarlas el 27 de septiembre, y la campaña oficial empezaría la noche del 10 al 11 de septiembre, coincidiendo simbólicamente con la Diada de Cataluña y la habitual movilización de las entidades soberanistas en los últimos años.

SIN LISTA ÚNICA

Tras el proceso participativo del 9N, Mas propuso que los soberanistas concurrieran con una lista única, lo que hubiera afianzado el carácter plebiscitario, pero la idea fue rápidamente descartada por su principal socio, el presidente de ERC, Oriol Junqueras.

Pese al ‘no’ a su lista única, Mas ya trabaja para configurar una lista amplia a su alrededor, y, aunque no le gusta que se llame a la candidatura ‘la lista del presidente’, ya medita cómo debe configurarse y busca la presencia de gente de la “población civil que vea claro que ese es el camino”.