El vicepresidente y responsable de comunicación de Netflix para Europa, Oriente Próximo y África, Joris Evers, fue periodista de tecnología durante una década. Así pues, sabe perfectamente qué buscamos los plumillas cuando acudimos a un encuentro personal con él para que nos explique cómo será el futuro de Netflix en España. ¿Su objetivo principal? Por lo que parece, rebajar las expectativas o, mejor dicho, ajustarlas a la realidad del servicio.

Tuve una conversación muy parecida, hace años, con Jacinto Roca, CEO de Wuaki.tv. Por aquel entonces, Roca me insistía, precisamente, en que Netflix no era un Spotify de las películas y las series, sólo una propuesta bastante completa y cuidada. “Es cierto que somos un bufé, pero no uno de los que te encuentras en Las Vegas, con todo a tu disposición. Somos uno más pequeño con una selección de productos cuidadosamente seleccionados”, precisa Joris.

“A veces preferiríamos que no nos comparasen con Spotify”, lamenta Evers. Se refiere a que, a diferencia de lo que sucede con el coloso de la música en streaming, ellos distan mucho de tener todos o casi todos los contenidos del mercado. Especialmente en España, donde dos de sus principales series, House of Cards y Orange is the new black, van a seguir en manos de Movistar/Canal+ hasta que finalicen. “Tienen derecho de decidir cada año si quieren o no seguir emitiéndolas”, explica el directivo.

Así pues, en la habitación de hotel en la que está recibiendo a los medios, Evers presume de otras dos series menos populares pero muy brillantes, de las que hemos hablado largo y tendido en SABEMOS: Unbreakable Kimmy Schmidt, de los creadores de Rockefeller Plaza, y la serie de superhéroes Marvel Daredevil

Evers confirma algunos detalles de su lanzamiento: En primer lugar, no ofrecerán ningún producto del que no tengan tanto subtítulos como doblaje al castellano. Por el precio de la suscripción mensual (hasta ahora se ha hablado de unos ocho euros), los usuarios tendrán una serie de contenidos, pero no se les ofrecerán otros de pago. Además, en sus series en exclusiva España formará parte de los lanzamientos globales simultáneos. Veremos las series al mismo tiempo que en EEUU. La plataforma estará presente en todas las grandes marcas de televisores y en las principales consolas de videojuegos y, en muchos casos, ofrecerá calidad 4K. El 80% de la programación serán productos de EEUU y no descartan hacer algo de producción propia más adelante en nuestro país.

La compañía, además, tiene en exclusiva un producto que debería funcionar muy bien: un acuerdo con Marvel para emitir cuatro series con sus personajes (Daredevil, Jessica Jones, Puño de Hierro y Luke Cage), y una miniserie que los reunirá como grupo, Los Defensores, en la que existe la posibilidad de un cameo de Benedict Cumberbatch como el Doctor Extraño.

Sobre la conectividad, tenemos algunas dudas. “Tenemos nuestras propias redes de distribución de contenido (CDN) sin costes para los operadores”, explica el directivo. ¿Y no le preocupa que algún competidor con una oferta rival pueda frenar sus conexiones? “Tenemos un índice que mide la velocidad de los operadores en cada mercado, y todo el mundo quiere estar arriba del todo. En Europa, hasta ahora, no hemos tenido ningún problema, y las conexiones medias estamos mejor que en países como EEUU, Canadá o América Latina”. En Reino Unido, por ejemplo, las velocidades medias oscilan entre 3 y 3,88 mbps. Mejor que en EEUU (entre 3,56 y 1,14 mbps) o Canadá (3,67-1,15). ¿Cuál es el operador del mundo en el que Netflix llega en mejores condiciones? Es mérito de la operadora suiza Impreware, con una velocidad media de 4,55 mbps.

Netflix está dedicando estos meses a entender mejor qué demanda el usuario español. Lo hace mediante fuentes tradicionales, como los datos de la taquilla, pero también a través de un indicador peculiar: la piratería. La versión de Netflix es que la piratería es fruto de la frustración con el servicio, y que satisfacer la demanda con un precio razonable limita esta lacra.

Aunque lamenta no tener algunas de sus propias series, asegura que el volumen de contenidos exclusivos sólo crecerá desde el lanzamiento español. En este sentido, reconoce que su enorme presencia internacional les debería dar ventaja a la hora de negociar contenidos en los mercados globales con empresas como Telefónica. “Es un buen momento para producir contenido de calidad, porque hay muchas compañías que estamos interesados en ofrecerlo”, subraya.

Me despido con la promesa de que seguiré haciéndole más preguntas a medida que se acerque la fecha del lanzamiento, pero antes le pregunto qué contenidos producidos en España ofrece Netflix por todo el mundo. Tiene preparada una lista: Aguila Roja, Gran Hotel, Velvet, El Barco o El Internado.