Las participaciones preferentes y las subordinadas, los sellos de Forum Afinsa, los pagarés de Rumasa, las cuotas de la CAM… la ciudadanía ha sufrido en los últimos años numerosos escándalos en parte gracias a la escasa cultura financiera de la ciudadanía. La banca, corresponsable del desaguisado, trata de lavar su imagen reeducándonos.

Mayo de 2006: la Policía Nacional interviene las sedes de Forum Filatélico y Afinsa. Ambas se dedicaban a captar ahorro e invertirlo en sellos y otros productos de filatelia. Hay más de 250.000 pequeños y medianos ahorradores afectados por una trama que básicamente funcionaba como una estafa piramidal.

Año 2011. Salta a la opinión pública el llamado escándalo de las preferentes: cientos de miles de personas habían invertido, la inmensa mayoría sin saberlo, sus ahorros en un producto financiero híbrido del que no podían salir porque no existía mercado. En 2012, tras el rescate al sistema financiero español, estos cientos de miles de pequeños y medianos ahorradores fueron obligados a soportar un canje forzoso por acciones y a soportar pérdidas de entre un 40% y un 60% de su inversión.

Son solo dos ejemplos relativamente recientes de los daños que ha provocado el efecto combinado del desarrollo y modernización de las finanzas en un país como España en el que existían unos muy bajos niveles de educación financiera. Las autoridades reguladoras (CNMV y Banco de España) eran ya plénamente conscientes en 2009 de los estragos que podían causar entre los consumidores un bajo conocimiento de los más mínimos conceptos sobre finanzas. las sospechas fueron confirmadas con las pruebas PISA que evaluaban los conocimientos de chicos de 15 años en los países desarrollados. En este contexto España se situaba por debajo de la media OCDE en conocimientos financieros (483 puntos frente a 500).

Un informe llevado a cabo por la Asociación de Usuarios de Banca (Adicae) también sacaba conclusiones similares: “la formación e información de la población española es insuficiente. Este dato además se ve reforzado con el hecho de que, pese a incluso aquellos que dicen tener una buena educación financiera (calificada como alta o de experto) indican la necesidad de seguir formándose”. Hasta hace bien poco, la principal fuente de información para los usuarios era el propio empleado de banca, que a la vez hacía en la práctica de asesor y comercial. Demasiado conflicto de interés.

Por ello se planteó un plan de educación financiera, que culminó en diciembre de 2013 con la propuesta legislativa de un programa para mejorar el conocimiento de los españoles sobre qué es el dinero y los riesgos de cada inversión. Y el programa, siquiera tímidamente, parece haber ido dando sus frutos.

Toda la información está en la red

Con la premisa de garantizar un acceso lo más amplio y sencillo posible a los conceptos y nociones básicos de la economía y las finanzas, desde la aprobación del plan de educación financiera y a raíz de la polémica sobre las responsabilidades de las propias entidades financieras y los reguladores se han multiplicado las páginas web públicas y privadas en las que cualquiera puede acceder a información que le ayude a comprender el mundo financiero.

Tanto la CNMV como el Banco de España patrocinaron la web Finanzas para todos, un portal que incluye información útil sobre cómo llegar a fin de mes, las distintas fases de la economía familiar a lo largo de la vida, consejos para invertir e incluso un “kit financiero de supervivencia”. La web ofrece una ventaja añadida, como es la opción de lectural fácil: una pestaña que simplifica las explicaciones y la información con un lenguaje lo más accesible posible. Y es que si hay una barrera de entrada inicial para el mundo de la economía es precisamente la jerga y su lenguaje científico técnico.

El propio Banco de España en su página web también mantiene un apartado dedicado a la educación financiera, si bien apenas incluye unos enlaces al Plan firmado con la CNMV y renovado para el periodo 2013-2017 (continuación del de 2008-2012). Lo mismo ocurre en el caso de la web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Los bancos se lo empiezan a tomar en serio

Tras años de disputas judiciales por la mala comercialización de productos y cláusulas financieras entre los clientes, la industria bancaria parece haber interiorizado la importancia de tomar la iniciativa y ser un participante en la ola de educación financiera que vive España. Así, el pasado mes de marzo un grupo de directivos de la banca española visitaron las clases de alumnos de 2º y 3º de la ESO a los que se les transmitió la importancia de tener unos conocimientos básicos de economía y finanzas.

La patronal bancaria (la AEB) aprobó también un programa denominado “tus finanzas, tu futuro” con el que se llegará a 6.500 escolares de más de un centenar de colegios. “Es la primera vez que los bancos de la AEB actúan en este ámbito de forma conjunto y lo hacen a través de un programa que tiene vocación de permanencia en el tiempo”. La propia asociación española de banca ha puesto a disposición del público también una web en la que describe todas las iniciativas llevadas a cabo por las entidades. Desde materiales para los colegios, pasando por tutoriales caseros, aplicaciones, etc.

No solo la AEB. También la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) ha dispuesto la web Red de Educación Financiera, en la que además de los materiales proporcionados por Banco de España y CNMV se difunden documentos propios con explicaciones e información sobre ahorro, consumo, microcréditos, empleo… También la práctica totalidad de las entidades han puesto a disposición de todos los ciudadanos estos materiales en apartados específicos en sus páginas web. ¿Será suficiente para prevenir futuros abusos? El tiempo lo dirá. Ha tardado más que la modernización de esta industria, pero los bancos quieren que por fin sepamos de finanzas.

  • El Banco Santander, por ejemplo, en colaboración con la fundación UCEIF ha puesto en marcha la web Finanzas para mortales, en la que se mezclan artículos, preguntas y respuestas, entrevistas, vídeos, documentos y todo tipo de información sobre economía desde un punto de vista didáctico.
  • Selfbank, una entidad financiera online, paresentó hace meses EduSelf, un programa dedicado a jóvenes en el que la entidad facilita las herramientas necesarias para que los universitarios puedan llevar a cabo auténticos proyectos empresariales y de educación financiera.

  • También este año, Barclays ha lanzado la aplicación Money Town, una plataforma online accesible desde cualquier dispositivo con la que de forma divertida los alumnos pueden interiorizar el funcionamiento de los mercados y las dinámicas que explican la economía. “Los conceptos que explica Money Town son los ingresos y gastos, el ahorro, la elaboración de un presupuesto, los medios de pago, etc, todo ello presentado de una manera muy visual”, explican desde la patronal bancaria.