Franz Amtmann y Philippe Maugars son dos científicos -uno austríaco y otro francés- que han revolucionado el mundo de la tecnología móvil con un invento: el Near Field Communication (NFC), que permite la comunicación automática entre dos dispositivos con tan solo acercarlos. Las aplicaciones que ha tenido esta innovación, como los pagos “contactless” desde el teléfono móvil, les han servido para ganar el Premio al Inventor Europeo del Año, en la categoría de Industria.

La entrevista consistió en unos pocos minutos en la cubierta de un bateau mouche que dio una vuelta por el Sena, mientras se escuchaba la música de un trío -guitarra, bajo y voz de crooner-, al ritmo de grandes éxitos como ‘S Wonderful y adaptaciones de los Jackson 5. Amenizaban así la recepción de los nominados y sus familias, previa a la entrega de premios que celebró la Oficina Europea de Patentes (EPO) en París esta semana.

Los periodistas que ya los habían entrevistado recomendaban tener una conversación distendida con esta pareja de inventores. “Ya verás, te lo vas a pasar muy bien con ellos; son unos hombres muy divertidos”, decían.

Sus impresiones eran ciertas; el buen humor presidió el encuentro. Al final de la charla, Franz se abalanzó sobre la pregunta de si creían que podían ganar el premio. “Por supuesto”, respondió, lo que provocó al instante las risas de su compañero y de algunos mirones que les rodeaban durante la entrevista.

Un austríaco y un francés. El suyo es un gran ejemplo de cooperación entre europeos, ¿verdad?

Philippe: Sí, es un buen ejemplo.

Y además de cooperar, ¿son ustedes amigos?

Philippe y Franz: Sí. Por supuesto.

Podemos ver el NFC casi en todas partes. ¿Cómo se sienten al ser responsables de una invención tan utilizada?

Franz: Es bueno ver que se ha extendido tanto, que se usa en la vida diaria, como por ejemplo en los pagos con el móvil, los controles de acceso y tantas otras aplicaciones. Es muy bonito explicar a la gente esta tecnología que nos hace sentir muy orgullosos.

Como decía, hay cientos, miles de compañías que utilizan el NFC. ¿Son ustedes ricos?

“No somos ricos. Cuando firmas un contrato con una compañía, aceptas que tu patente le pertenece a la empresa”

Philippe: Oh, personalmente no. Cuando firmas tu contrato con una compañía tecnológica, aceptas que tu patente le pertenece a tu empresa, solamente recibimos un bonus cada vez que registramos una patente. Así que no, no somos ricos.

Entonces, su empresa, NXP, sí lo es.

Philippe: Puede ser [ríen].

¿Cómo se les ocurrió la idea del NFC?

Franz: Ya había mucha tecnología detrás, así que la recogimos y dimos el siguiente gran paso. Simplemente, combinamos la función de las tarjetas de acceso que ya funcionaban con un dispositivo como un teléfono móvil, lo que permite muchas aplicaciones.

¿En qué consistió su paso adelante?

Philippe: Conseguimos hacer esta tecnología simétrica, es decir, que el móvil puede servir como llave de hotel pero también puede leer información de un póster inteligente o comunicarse con otro dispositivo. Los teléfonos móviles fue lo que realmente nos motivó para mejorar la tecnología y ser capaces de hacer todo eso.

¿Es esta tecnología segura?

Philippe: Lo bueno que tiene el NFC es que sólo puedes utilizarlo a una distancia muy corta. Funciona en una frecuencia totalmente diferente del Bluetooth y el wifi, en la que no hay propagación. Si estás más allá de unos pocos centímetros, las ondas no llegan. Sé que quien está interactuando conmigo es Franz y no otra persona; si acepto que lo haga es porque confío en él. Es una característica única del NFC, frente al Bluetooth y el wifi.

Pero si alguien me roba el móvil, puede hacer compras en comercios a través de NFC.

Philippe: Si te roba el móvil, podría hacer un mal uso de él y realizar pagos contactless, pero estaría limitado a un cierto número de transacciones. Se permiten entre 4 y 5 operaciones al día, de menos de 20 euros.

Esta forma de pagar está cambiando la industria bancaria. ¿Están de acuerdo?

“La industria bancaria ha entendido que el NFC es una forma de pago adicional, pero no creo que vaya a acabar con el dinero en metálico”

Franz: Ya lo estaban utilizando en las tarjetas de crédito.

Philippe: Yo creo que han entendido que es una forma de pago adicional. Puede que tengan en mente acabar con el dinero en efectivo, pero yo no lo creo. Es una forma alternativa de pagar algo que pagarías en metálico. Porque la gente tiene reparos para teclear su pin cuando pagan pequeñas cantidades de dinero con tarjeta. Con el NFC es más simple.

Ha dicho que el NFC no va a acabar con el dinero en efectivo.

Philippe: Así es. El dinero es tan antiguo como la humanidad. Cuando no había billetes, utilizaban piedras o metales. No creo que el dinero vaya a desaparecer.

Franz: No creo que vaya a desaparecer por razones tecnológicas. Es más una cuestión psicológica.

¿Se sienten parte de una revolución tecnológica?

Philippe: “Revolución” es una palabra demasiado grande.

Especialmente aquí, en Francia.

Philippe y Franz: [Ríen] Sí.

Philippe: El número de aplicaciones que permite el NFC es enorme. En este sentido, sí es una revolución. Pero, como explicaba Franz, esta tecnología no surgió de la nada, fue el resultado de una reflexión común, de una tormenta de ideas entre 6 o 7 ingenieros. Estábamos convencidos de que podíamos ir más lejos de que tuviera un solo uso, como eran los accesos a estaciones de metro o los lectores de tarjetas. Queríamos introducirlo en el teléfono móvil y después los campos de aplicación del NFC explotaron. En este sentido, sí fue una revolución.

¿Está todo dicho en el mundo del NFC o todavía queda camino por recorrer?

Philippe: Todavía hay muchas cosas que mejorar.

“El número de aplicaciones del NFC está creciendo mucho. Hay nuevos campos de uso como la autenticación, para garantizar que los productos son auténticos”

Franz: El número de aplicaciones está creciendo mucho. Además, hay nuevos campos de uso, como la autenticación. Por ejemplo, se puede equipar el NFC en bienes para garantizar que el producto es auténtico.

Philippe: Hemos presentado recientemente una función de transmisión de energía (“energy harvesting”). Si tienes un móvil con NFC y lo aproximas a un dispositivo sin batería, además de funcionar, te autentifica y te permite utilizarlo. Estas son nuevas aplicaciones que todavía requieren mejoras de eficiencia. NXP es una compañía de materiales semiconductores, así que cada cierto tiempo tenemos que fabricar nuevas generaciones de chips con mejores rendimientos y nuevas funcionalidades.

Participaron en el nacimiento de esta tecnología pero todavía están trabajando en ella. ¿Se ven dedicados a algo que no sea el NFC?

Philippe: Personalmente, estoy promoviendo nuevas formas de utilizar el NFC en el campo del “internet de las cosas”. El NFC puede tener un papel muy importante en los nuevos inventos, sobre todo porque es una tecnología totalmente descentralizada. Por ejemplo, se puede utilizar para configurar otros equipos con sólo acercar el móvil.