Ya está confirmado, podemos contar los meses para su llegada a España y ese teórico cambio que va a traer. Teórico porque ya hay varias plataformas que ofrecen VOD para películas y series, aunque algunas estén aún en movimiento. Así que quizá lo necesario sea conocer mejor su estado actual.

Tras meses siendo uno de esos secretos a voces, el pasado 4 de junio por fin hubo una confirmación oficial. La cuenta de twitter de Netflix publicaba un tuit en el que aseguraba su llegada a España en octubre. No daban un día concreto, no especificaban si solos o en compañía ni, desde luego, establecían qué ofrecerán a los espectadores españoles. Además, hay que tener en cuenta que algunos de sus grandes éxitos como House of Cards u Orange is the New Black ya han sido adquiridos por otras plataformas como Canal +. Lo único seguro es que el famoso portal de streaming de películas y series de televisión llegará a España en otoño, oficialmente.

Una demostración de la importancia (y el miedo que genera) de la marca construida, es que tras su rumoreada llegada ha puesto en marcha la ambiciosa planificación de Telefónica para convertir Movistar Series en una realidad antes de que su famoso rival tuviera un pie en España. La creación de un equivalente español repleto de posibilidades que no olvida títulos europeos (Les RevenantsÄkta människor, In the flesh o próximamente Braquo) o creaciones españolas (Víctor Ros) además de creaciones para streaming como el Alpha House de Amazon. Además, la compra de Canal + por parte de Telefónica significó la unión de tanto poder en contenidos que la CNMC tuvo que intervenir para establecer las reglas que evitaran un monopolio, como ya contamos.  No en vano la unión con el Yomvi de Canal + y su enorme cantera -a las series mencionadas de Netflix hay que añadir otras de la HBO como Juego de Tronos, de Amazon como Mozart in the Jungle, series modernas como The Shield y multitud de producciones españolas como Isabel- que le permitiría dominar el contenido. Lograr una fusión es un asunto prioritario ahora que se encuentra bajo la presión de la llegada de los americanos, como comentaba el otro día Miguel Ángel Uriondo. Así, la importancia de la marca es junto al contenido lo que supone la diferencia. Al fin y al cabo son más las posibilidades para ver contenido en España aunque siempre hayamos estado esperando a Netflix.

En 2006 se creó en nuestro país Filmin, empresa más centrada en el cine, especialmente en el de autor, pero que gracias a los acuerdos internacionales tiene también una interesante cartera de series sobre todo británicas, clásicas como , Ministro o Los jóvenes, y modernas como The Shadow Line o Whitechapel.

Las alternativas luchan por sobrevivir y ofrecer algo diferente

Aunque quizá sea más conocida Wuaki, fundada en 2010 y peleando desde entonces por ser vistosa e ir abriendo un tipo de consumo que estaba aún en mantillas. Su catálogo es inevitablemente menor que el de sus competidores, pero eso no quita que tenga magníficas series, modernas casi todas, con más años como Los Soprano o recientes como Peaky Blinders, pero de calidad contrastada.

Su forma de moverse y promocionarse evitó que cayera en los mismo problemas que acabaron sacando de nuestro país a dos proyectos iniciados en el año 2011, YouZee, participada en un 75% por Yelmo Cines y con un ambicioso plan de tarifa plana que tardó poco en chocar con la realidad y acabar haciendo primero un ERE y después cerrando; y la la sueca Voddler, que aunque no ha cerrado oficialmente ha dejado de prestar servicio, abandonado su blog y desactivado sus cuentas españolas. Dos intentos que quizá llegaron demasiado pronto, quizá no tenían suficiente catálogo o quizá no tenían detrás a un importante grupo multimedia.

Porque detrás de los siguientes lanzamientos estarían los principales grupos españoles. Bien es cierto que RTVE a la carta y MiTele -con Mediaset detrás- potencian sobre todo el contenido propio. Por ejemplo el archivo, en caso del Ente público frente a la mezcla de contenidos (algunos de pago) del conglomerado de Telecinco. Caso distinto es Nubeox, plataforma de pago del grupo Atresmedia-Planeta que con un planteamiento más cercano a Wuaki ofrece dos posibilidades: registrarse como Open, en el que solo se paga por lo que consume, o la Premium, que ofrece por una cantidad fija un catálogo de aquellos contenidos asociados a las cadenas del grupo, una forma cercana también a la del portal estadounidense HULU, creada por varios de los networks como FOX, NBC y ABC pero con distintos episodios disponibles durante la emisión de las temporadas.

A esto se deben unir otras iniciativas españolas más centradas en el mercado cinematográfico con portales como Filmotech, creado por EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales) con el apoyo del Ministerio de Cultura y con ayudas económicas por parte del Ministerio de Industria además de El Corte Inglés. Con un catálogo compuesto fundamentalmente, pero no en exclusiva, de cine español, su fondo de series ofrece fundamentalmente referencias infantiles de  BRB Internacional -empresa que cuenta con su propia web de streaming, AnimaKids– porque, como decía, el cine es su fuerte.

Para facilitar la posibilidad de buscar entre portales y descubrir quién tiene disponible la película buscada, así como promociar las distintas webs, se han ido creando también plataformas. Por un lado EncuentraTuPeli para este tipo de búsquedas, para el otro la centrada en la promoción MeSientoDeCine, que intenta llevar una cuenta de todos los servicios existentes. Incluidas algunas no mencionadas en este artículo, como TotalChannel o la plataforma divulgativa gratuita PLAT, entre otros.

Porque el campo del Video on Demand, el VoD, es una de las formas de consumo cultural del futuro y ya del presente

Porque el campo del Video on Demand, el VoD, es una de las formas de consumo cultural del futuro y ya del presente, en el que el espectador no solo elimina los formatos físicos sino que toma un rol activo en la elección y consumo de las obras frente al perfil pasivo del que solo puede elegir entre lo que echan los canales. Algo que entra en los cambios que las grandes empresas tecnológicas están preparando, con los planes de Google para promocionar convertir apps en canales de televisión, Amazon quiere llevar su Amazon Instant Video poco a poco a todas partes, desmintiendo además los razonamientos que unían la piratería con los problemas de estos servicios en España. De modo que es de esperar próximos movimientos de otras plataformas internaciones como Apple iTunesVimeo on demand o los más que interesantes intentos de YouTube, desde su política de canales que sigue alternando entre el pago mediante anuncios y la creación de canales de pago, que favorece el negocio de los llamados youtubers desde los de no-ficción que tanto éxito tienen, a las producciones de ficción como las que prepara Pemberley Digital.

Como vemos, el paisaje aún se está configurando y llegando a los grandes jugadores. Telefónica sigue planificando, los rumores de una alianza entre Vodafone y Netflix continúa, el desconocimiento de lo que podrá traer el gigante americano y de lo que costará sigue siendo uno de los puntos básicos. Lo que sí que podemos es intentar conocer mejor lo que tenemos ya, antes del desembarco.

Imagen | Flickr – Santi Villamarín