La propuesta mayorista que Telefónica tenía que hacer a sus rivales ya está, calentita, sobre la mesa. El problema es que la operadora francesa y la británica preferirían que no estuviese ahí, y están pensando cómo pedirle al maitre que se la lleve y les traiga otra mejor.

Pero vamos a ponernos en antecedentes. Tras la compra de DTS, Canal+ para casi todo el mundo, Movistar fue obligada a presentar una oferta mayorista de contenidos. Era parte de las condiciones de la fusión debido a que, por número de clientes, la empresa resultante suma más del 70% del mercado y, por ingresos, más del 80%.

Estas obligaciones, que reflejamos más abajo, se resumen en que Telefónica tenía que presentar a sus rivales una oferta mayorista de contenidos exclusivos de estreno, y que estos debían escoger el 50% de dichos contenidos y ofrecérselos a sus clientes.

Pues bien, Movistar ya ha hecho su propuesta mayorista y no ha gustado a sus principales competidores. Nada en absoluto.

Movistar ha ofrecido un canal de series, uno de cine, uno de Moto GP y otro de Fórmula 1. A partir del lunes, sus competidores tienen que elegir dos de cuatro, y luego confiar en no equivocarse.

Luz Usamentiaga, responsable de regulación de Orange en España, lamentaba recientemente, en declaraciones a SABEMOS, el contenido de la oferta presentada por Telefónica, Aseguró que harán todo lo posible por mejorarla y pidió en foro público a la directora de Telecomunicaciones y del Sector Audiovisual del regulador, la Comisión Nacional de Mercados y Competencia, que intervenga en este sentido.

¿Los motivos? Desde las operadoras rivales de Telefónica apuntan varios.

1) La oferta no está bien definida

Por ejemplo, todavía no se sabe qué contendrán exactamente los canales de cine o series. Si son productos completos y bien definidos, que incluyan las exclusivas de Telefónica(/Canal+ pero de un modo atractivo, los rivales llegan incluso a admitir que el coste unitario por abonado/mes que se les ofrece es “razonable”, pero sólo en caso de que sea una buena propuesta. El diablo, como siempre, estará en los detalles.

2) La fórmula para pagar ‘a pachas’ el deporte no convence

Si en el caso de cine y series se aplica el coste unitario/mes, en el deporte no es así: lo pagarán en comandita los distintos operadores. Cuantos más se apunten, menos pagarán entre todos. En el caso de la Moto GP y la Fórmula 1, por ejemplo, las cuentas podrían salir si muchos operadores se apuntan, o torcerse si no es así. Pero, ¿qué pasa con el fútbol?

3) El nudo gordiano del fútbol

Durante la próxima temporada, aunque ya está aprobada en real decreto la venta centralizada de los derechos por parte de la Liga, lo más probable es que se viva una prórroga de la situación actual, lo que implicará que el grueso de los derechos los comercializará Mediapro, de acuerdo con Movistar, aunque ésta no tendrá aún contenidos en exclusiva para la temporada 2015/2016. Así las cosas, estos contenidos no formarán parte de la oferta mayorista.

El objetivo de la Liga es ingresar entre 500 y 600 millones de euros por esos derechos

Sin embargo, a partir del próximo año la cosa cambiará. El objetivo de la Liga es ingresar entre 500 y 600 millones de euros por esos derechos. Si Telefónica los compra en exclusiva, la fórmula establecida para repartirse la factura haría que Orange multiplicase por más de diez lo que paga ahora, sin saber la aceptación del producto ni cuantos clientes podría obtener. En el caso de Vodafone habría también un notable incremento, ya que tendría que hacerse cargo de casi una quinta parte de la cuenta.

Para colmo, si finalmente Movistar se hiciera con los derechos de todo el fútbol en exclusiva, se espera que presente dos canales más, uno de Liga y otro de Champions. En ese caso, su oferta mayorista global sería de seis canales, de los que los rivales sólo pueden coger, recordémoslo, el 50%. ¿Qué hacer entonces? Dejar de dar series para dar fútbol a un precio exorbitado, sin garantías de recuperar la inversión?

Desde los operadores alternativos, en todo caso, no descartan que finalmente la venta centralizada se haga este mismo año, y que la subasta se lleve a cabo a mediados de julio.

4) La solución alternativa

Todo esto podría llevar a los rivales de Telefónica a una acción arriesgada: competir de otra manera. Imaginemos que cualquiera de los rivales de Telefónica se lanza a comprar derechos de series o de cine en exclusiva. Podrían ofrecer a sus clientes todos los contenidos exclusivos de su rival y, al mismo tiempo, darles una diferenciación adicional. Con la ventaja de que ellos no tendrían obligación de compartir contenido alguno con Telefónica.

Entre medias, y como solución cortoplacista y sin mucho margen, alguno de ellos podría buscar alianzas con Netflix una vez que, a partir del mes de octubre, entre en España. Vodafone ya lo ha hecho en mercados como Reino Unido y Nueva Zelanda. En algunos de estos escenarios, no ofrecer el fútbol a partir de la próxima temporada (o incluso de ésta, si los precios son inasumibles) es una alternativa que está aún encima de la mesa. Pero es arriesgado, teniendo en cuenta el tirón que tiene en nuestro país. 

condiciones

1) Compromisos relacionados con el mercado de televisión de pago en España

Telefónica se compromete a no entorpecer el cambio de compañía de sus clientes actuales y futuros de televisión de pago con el establecimiento de limitaciones a las políticas de permanencia y retención de clientes. Concretamente, tramitará las solicitudes de baja de sus clientes en un período limitado de tiempo (máximo de 15 días para clientes de servicios no empaquetados; renunciará a la exigencia y aplicación de cláusulas de permanencia bajo determinadas circunstancias, y no realizará prácticas de recuperación de determinados tipos de clientes durante un periodo limitado de tiempo (dos meses) desde la solicitud de baja.

Telefónica se compromete también a asegurar el mantenimiento y cumplimiento íntegro de los contratos vigentes de DTS con otros operadores de comunicaciones electrónicas para que distribuyan su oferta de televisión por satélite, hasta que finalice la vigencia de los actuales contratos.

Una vez vencido el término del contrato deberá prorrogar este servicio durante un plazo de seis meses, renunciando también a realizar ventas activas a los clientes que contrataron este servicio con operadores intermediarios.

2) Compromisos relacionados con los mercados de comercialización mayorista de contenidos y de canales de televisión en España

Telefónica pondrá a disposición de otros operadores de televisión de pago una oferta mayorista de canales Premium (aquellos que cuenten con contenido de estreno en exclusiva de las llamadas Majors (Sony, FOX, Warner, Paramount Picture, etc) o eventos deportivos en directo de la Liga de Primera División de fútbol, Copa de S.M. el Rey de fútbol, Champions League, Europa League, Campeonato del Mundo de Fútbol, Campeonato Mundial de Baloncesto, Fórmula 1, Moto GP y los Juegos Olímpicos).

Cada operador de televisión de pago podrá acceder a un máximo del 50% de los canales que integran la oferta mayorista y tienen libertad de elegir cómo componen su elección dentro de esta oferta mayorista.

Los precios de esta oferta asegurarán la replicabilidad de la oferta minorista de Telefónica y prevendrán situaciones de estrechamiento de márgenes.

Por otra parte, la explotación en exclusiva de los contenidos que adquiera Telefónica queda limitada a dos años y a determinados tipos de ventanas de emisión, mientras que otras ventanas (como las emisiones en Video Bajo Demanda de películas y series de catálogo) la entidad resultante no podrá adquirir contenidos en exclusiva.

Telefónica no podrá adquirir derechos exclusivos de emisión que no vaya a explotar

Asimismo, por norma general Telefónica no podrá adquirir derechos exclusivos de emisión que no vaya a explotar. Además, la entidad resultante deberá limitar a tres años la duración de sus contratos de adquisición de contenidos y renunciar a los derechos de adquisición preferente de contenidos.

Los compromisos anteriores no serán de aplicación a las producciones propias de la entidad resultante.

Adicionalmente, Telefónica se compromete a emitir en su plataforma de televisión de pago, bajo determinadas condiciones, los canales editados por terceros operadores. La entidad resultante no podrá adquirir derechos de emisión exclusiva de estos canales editados por terceros.

3) Compromisos del acceso a la red de internet de Telefónica en España

En el caso del acceso a su red, Telefónica dispone de la capacidad y de los incentivos (puede cerrar o limitar el acceso a su red y a sus clientes) para reducir sustancialmente la competencia de terceros operadores de televisión de pago por internet.

En este sentido, los compromisos aprobados permiten a estos proveedores de televisión de pago por Internet (IPTV) acceder a los clientes de banda ancha de Telefónica en condiciones que les permitan competir eficazmente.

Telefónica se compromete a prestar un servicio de acceso a su red de Internet en España con capacidad y garantías de calidad suficientes a terceros operadores. Telefónica garantizará al menos 3 rutas de acceso a su red de internet cuya congestión no podrá superar el 80%.

Además, Telefónica se compromete a no llevar a cabo técnicas de gestión de red y tráfico en España que puedan degradar de forma discriminatoria el flujo de datos de vídeo o similar de terceros a través de su red de Internet.

Telefónica también se compromete a negociar en términos equitativos, razonables, transparentes, objetivos y no discriminatorios acuerdos de interconexión a su red de internet, para la entrega del contenido audiovisual a sus usuarios finales de banda ancha fija o móvil.