El partido de Albert Rivera facilitará investiduras del PP en Santander, Badajoz, Teruel o Jaén mientras negocia con los socialistas en Ávila, Málaga, Granada o Huelva. Mañana hará públicos todos los pactos de sus candidatos.

Una de cal y otra de arena. Ciudadanos ha extrapolado la versatilidad pactista exhibida en las autonomías a los ayuntamientos. Después de llegar a un acuerdo con el PSOE en Andalucía y de avanzar en la negociación con el PP en Madrid, el partido de Albert Rivera está intercalando también pactos con populares y socialistas en varios de los municipios donde tienen la llave de la gobernabilidad. 

Así, Ciudadanos ha despejado el camino al PP en un puñado de las 19 capitales donde Génova aspira a gobernar. Ayer mismo llegaron a un acuerdo con el alcalde de Santander y presidente de la FEMP, Íñigo de la Serna, y antes habían hecho lo propio en Badajoz, Jaén y Teruel -aquí también es fundamental para los populares el apoyo del PAR, ya conseguido-. Igual de “cerrado” ven los de Mariano Rajoy el pacto en Almería, aún por concretarse, y atada tienen también la alcaldía de León tras frustrarse una posible alianza de las fuerzas de izquierda que hubiera dejado a Ciudadanos una vez más como árbitro.

C’s está participando en negociaciones para desbancar al más votado en varias localidades

El PP depende de esta fuerza emergente en varias capitales más donde ganó el 24-M, si bien los de Rivera se están haciendo de rogar en más de una. En Cáceres han obligado a dimitir como senadora a la alcaldable, Elena Nevado, para abstenerse en la investidura, y todavía no acaban de mojarse en Burgos, Salamanca o Palencia. En esta última, los recelos de los populares se han multiplicado al ver cómo C’s se ha unido al PSOE en municipios importantes como Cervera de Pisuerga o Grijota para desplazarles a ellos pese a ser la fuerza más votada, actitud que se está dando en diferentes lugares del país.

Ocurre por ejemplo en Málaga y en Granada, donde la formación naranja avanza en las conversaciones con el PSOE para apoyar a sus candidatos y desbancar a los regidores del PP que ganaron los comicios. Ultimado está el pacto contra el más votado en Ávila, que también fue el cabeza de lista popular. Allí Ciudadanos cerró ayer un programa de mínimos junto a PSOE, IU y la candidatura popular Trato Ciudadano. Lo que no tienen aún es alcaldable, cosa que tendrán que seguir negociando hasta el viernes.

Abstención en Huelva, incertidumbre en Valencia

El acuerdo para facilitar la investidura del PSOE en Huelva también está hecho -Ciudadanos se abstendrá para respetar “lo que han querido los onubenses- y permanece abierta la posibilidad de construir una alternativa en Valencia, donde Rivera quiere hacer lo imposible por evitar que el candidato de Compromís, Joan Ribó, se haga con el bastón de mando. Por eso se ha ofrecido al PSOE para unir sus fuerzas en una operación que también requeriría del concurso del PP.

El núcleo duro de Rivera analizará hoy uno por uno todos los pactos municipales de sus candidatos

El acercamiento con Ciudadanos lo busca igualmente Juan Espadas, candidato socialista de Sevilla que está construyendo una alternativa al PP, partido más votado. Al tiempo que acaricia la recuperación del poder en la capital andaluza, el PSOE contempla la posibilidad de perder uno de sus míticos bastiones sevillanos, el de Alcalá de Guadaíra, que no ha conocido más alcaldes que los del partido del puño y la rosa y que desde 1995 gobierna el también senador Antonio Gutiérrez Limones. Ciudadanos sería clave para provocar ese cambio en el municipio donde Pedro Sánchez y Susana Díaz dieron su único mitin juntos de la campaña.

Todos esos posibles acuerdos serán supervisados hoy por la dirección de Rivera, que mañana en rueda de prensa anunciará las decisiones definitivas. De momento, y a 72 horas de la constitución de los ayuntamientos, se declara “satisfecho con el papel que están realizando” sus cabezas de lista. Y de la imagen de centralidad que está esforzándose por trasladar, cabría añadir.