Las compañías e inversores procedentes de los países del G7 evadieron en 2010 alrededor de 6.000 millones de dólares de África a través del fraude fiscal, según revela un reciente informe de la organización humanitaria Oxfam.

Esta cantidad triplica los 1.700 millones de dólares que la propia organización estima necesarios para cubrir las deficiencias médicas y de salud de los países más afectados por la epidemia de ébola: Sierra Leona, Liberia, Guinea-Conakry y Guinea-Bissau. Esta cifra, según Oxfam, se basa en los 86 dólares por habitante que recomienda la Organización Mundial de la Salud para garantizar una asistencia sanitaria mínima.

En 2011, según la organización, Liberia, Sierra Leona y Guinea-Conakry, los tres países más gravemente afectados por la epidemia, “perdieron 287,6 millones de dólares a causa de la evasión fiscal de las empresas, mientras que sus inversiones en sanidad no pasaron de los 237 millones. A día de hoy, esos fondos habrían podido salvar vidas en la lucha contra el ébola y, a más largo plazo, habrían podido dar a las poblaciones una verdadera oportunidad para salir de la pobreza”.

El informe, titulado El dinero habla: África en el G7, fue hecho público en la primera semana de junio, a pocos días de que los dirigentes políticos que integran el club de los siete países más ricos del mundo (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Italia y Japón) aprovecharan la cumbre del G7, celebrada en Alemania los pasados 8 y 9 de junio, para reunirse con sus homólogos africanos y hablar con ellos sobre el apoyo al crecimiento económico y al desarrollo sostenible.

La hemorragia triplica las cantidades que se necesitan para mejorar los sistemas de salud en los países afectados por el ébola

“África sufre una hemorragia de miles de millones de dólares debido a que las empresas multinacionales, muchas de ellas con sus sedes centrales en los países del G7, le están privando fraudulentamente de rentas fiscales esenciales”, denunció la directora ejecutiva de Oxfam, Winnie Byanyima. “Si estas rentas fiscales se invirtieran en educación y salud, las sociedades y las economías florecerían más en todo el continente”, añadió.

La sangría causada por la evasión fiscal coincide, además, con el notable descenso experimentado por la ayuda procedente de los países desarrollados. De los países del G7, solo Alemania, Estados Unidos y Reino Unido incrementaron el último año las ayudas, mientras que el resto las redujeron. La ayuda oficial al desarrollo de los países más pobres disminuyó globalmente un ocho por ciento en 2014 y los países del mundo que más la rebajaron, según el informe de Oxfam, son, por este orden, Australia, Canadá, Francia, Japón, Polonia, Portugal y España.

En 2010, último año del que se dispone de datos, tanto las empresas como los inversores de países del G7 eludieron el pago de los impuestos correspondientes a unos 20.000 millones de dólares en ingresos mediante un procedimiento conocido como “facturación fraudulenta”, a través del cual una empresa puede fijar de forma artificial los precios de los productos y servicios vendidos entre sus filiales en cada país a fin de evitar los impuestos.

En África, los impuestos que deben pagar las empresas son del orden del 28 por ciento, lo que supone, por tanto, una pérdida de alrededor de 6.000 millones de dólares. Esta cantidad, recuerda Oxfam, se une a los cerca de 100.000 millones de dólares que también salen de los países en vías de desarrollo a través de los paraísos fiscales, según las estimaciones de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), citada en el informe.

Vídeo de la campaña de Oxfam (en inglés)

 

La ONG cita los casos de Apple y Amazon como ejemplos de “multinacionales que no pagan su parte correspondiente en impuestos” y que “distorsionan las reglas internacionales, reduciendo el pago de impuestos y robando miles de millones de dólares a los países”. 

En la campaña de recogida de firmas puesta en marcha recientemente por Oxfam bajo el lema Obliguemos a las multinacionales a pagar la parte que les corresponde en impuestos, la organización recuerda que la lucha contra la evasión fiscal se ha convertido en una “prioridad” para la Conferencia de Financiación para el Desarrollo, que se celebrará el próximo mes de julio en Etiopía con presencia de jefes de Estado y ministros de Economía de todo el mundo.

 

 

Durante la cumbre de Alemania, los dirigentes del G7 se entrevistaron con los presidentes de Etiopía, Liberia, Nigeria, Senegal y Túnez para hablar sobre la conferencia de Etiopía, el apoyo a África en materia de paz, seguridad, crecimiento y desarrollo sostenible y el fortalecimiento de los sistemas de salud y de la lucha contra enfermedades tropicales como el ébola. En el encuentro también se trató sobre el “intercambio automático de información fiscal” a fin de evitar el fraude y la evasión y poner fin a los trucos contables a los que recurren muchas multinacionales para reducir al máximo su carga impositiva.

 

Imagen | Oxfam