La Comisión Europea ha difundido este martes un gráfico en el que muestra las diferencias de esperanza de vida “con buena salud” entre los países de la Unión, en relación al gasto en salud por habitante. España está entre los países con mejor resultado y un menor coste.

Merece la pena detenerse a revisar este gráfico difundido este martes por la Comisión Europea. En él se muestra una comparativa por países de tres variables: esperanza de vida “con buena salud”, mejoras en esta esperanza sin aumentar el gasto, y gasto por persona. Los resultados no pueden ser mejores para España y su sistema de salud.

Los españoles se sitúan los terceros a nivel europeo entre los ciudadanos con una mayor esperanza de vida “con buena salud”, bordeando los 80 años de media y solo por detrás de Irlanda y Malta. Además, tiene un mayor nivel de posibles mejoras en esta esperanza sin llevar a cabo incrementos presupuestarios en el gasto sanitario.

Lo especialmente exitoso del modelo de salud español es que el gasto per cápita (unos 2.000 euros anuales) se sitúa por debajo de la mayoría de países del entorno, quienes sin embargo no logran unos resultados de esperanza de vida tan altos. En esencia, que el sistema sanitario y los profesionales de la salud españoles están entre los más eficientes y productivos del mundo.