El exsecretario de Programa del partido defiende en público que Pablo Iglesias vuelva a prometer un salario incondicional para todos los ciudadanos. Critica el viaje de Felipe González a Venezuela y le pide que salve vidas “en China o en Egipto, donde están asesinando a gente”.

“Le va a llegar el momento al proceso constituyente y a la renta básica”. Con esta advertencia concluyó ayer Juan Carlos Monedero su apadrinamiento de la ofensiva iniciada por las bases de Podemos para forzar al partido a que recupere la polémica propuesta del salario incondicional como reivindicación irrenunciable. Esta medida -dotar a todo ciudadano por el mero hecho de serlo de un sueldo que cubra sus necesidades mínimas- fue una de las propuestas estrella de Pablo Iglesias al lanzar su proyecto político pero quedó aparcada hace meses. Tras incluirla en el programa electoral de las Europeas, quedó desvirtuada en el documento económico elaborado para Podemos por Juan Torres y Vincenç Navarro el año pasado y fue dulcificada para las autonómicas, prometiendo tan sólo una mejora de las rentas mínimas de inserción ya existentes en las comunidades.

Se trata de dar 645€ mensuales a todo ciudadano por el mero hecho de serlo

Ahora, el círculo encargado de su estudio quiere recuperarla para las generales. Y Monedero también. Diecisiete días después de irrumpir por sorpresa en el cierre de la campaña electoral, el exsecretario de Programa reapareció en un acto de partido para hacer eso a lo que prometió dedicarse tras dimitir: trabajar pegado a las bases y reivindicar los postulados fundacionales de la formación.

“La renta básica nos devuelve el sentido de lo que es la democracia”, argumentó Monedero en su cerrada defensa de la propuesta. Según él, las trabas que se ponen a su aplicación se disfrazan de técnicas pero son políticas, es una cuestión de voluntad. Esos estudios de “expertos” que aseguran que es inviable, continuó, carecen de crédito porque están pagados “por el 20-30% que se vería perjudicado”.

Para Monedero esa medida sería un instrumento eficaz contra “las desigualdades, que generan todo tipo de confrontaciones”, como se demuestra en América Latina, donde “los ricos son muy ricos pero tienen que ir rodeados de guardaespaldas y viven prácticamente sitiados”. En este sentido, aseguró que está demostrado que lo que se recorta en gasto social se acaba incrementando en lucha contra la criminalidad.

Además, insistió, serviría para “reactivar la economía”, mejorar la posición negociadora de los trabajadores -que ya no se verían obligados a aceptar cualquier empleo para subsistir- y daría respuesta al “desarrollo tecnológico”, que “destruye empleo”. Ante esto, dijo, “parece de tontos” proponer trabajar más y jubilarse más tarde: “Si hay menos empleo habrá que trabajar menos y jubilarse antes”. Monedero es partidario de debatir todo esto sosegadamente, sin la fiscalización de “periodistas prevaricadores” en las tertulias, alejados de “las urgencias electoralistas”.

La renta incondicional, también para Ana Botín

El politólogo defendió la renta básica en los términos en que ha sido reelaborada por el círculo que lleva meses dedicado a ella y que capitanea Héctor Zapata, portavoz del mismo. El propio Zapata y el economista Daniel Raventós, presidente de Red Renta Básica, fueron los otros dos encargados de explicarla ante el centenar de asistentes que acudió a la Escuela Profesional de Relaciones Laborales de la Universidad Complutense.

Al recogerse como derecho ciudadano, la renta sería para toda la población, sin tener en cuenta su estatus económico. También para Ana Botín, dijo Monedero, porque “¿acaso si Ana Botín tiene un problema no acude también a la Policía? ¿Acaso no irían a su casa los bomberos si tiene un incendio? Todo el mundo tiene derecho”. La cuantía sería de 645,33 euros mensuales para los adultos y de 193,59 euros para los menores de 16 años no emancipados, aunque en su primera etapa se incluiría un “factor de reducción” para hacerla asumible por las arcas públicas hasta que entre en vigor la reforma fiscal con que se financiaría.

Las bases necesitan 37.000 firmas para forzar un referéndum vinculante sobre la inclusión de la medida en el programa

Todos esos detalles fueron recogidos en un documento que hace semanas el grupo impulsor de la iniciativa colgó en la web de Podemos. Y es que desde entonces están tratando de reunir el mínimo de firmas necesarias para obligar al partido a hacer un referéndum vinculante sobre su inclusión en el programa de las generales. Necesitan el aval de un 10% de los inscritos como simpatizantes de Podemos (en total rondan los 370.000) y van por el 2% a falta de 30 días de que se cierre la votación.

Por ello ayer trataron de darle un impulso con el concurso de Monedero, pese a ser conscientes de la dificultad de la empresa. El propio Zapata se quejó durante su intervención de que el censo no se actualice y computen en el total un buen número de personas “inactivas” que complican poder llegar al 10% para colar propuestas a la dirección. Un miembro del círculo de renta básica reconocía al terminar que “Pablo Iglesias no está muy por la labor” de asumir la medida “pero lo vamos a intentar hasta el final”.

Para ello cuentan con el apoyo incondicional de uno de los fundadores, devenido Pepito Grillo del partido, que constantemente va a recordar a sus compañeros para qué nacieron. Por eso terminó citando a Víctor Hugo -la célebre máxima también muy referenciada por Albert Rivera de “no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”- para reivindicar la renta básica y otra exigencia que ha sido igual de olvidada: la de impulsar un proceso constituyente que emprenda una Segunda Transición. Cosas que la dirección prefiere aparcar y que muchos, con Monedero al frente, no parecen dispuestos a consentirlo. Y es que su objetivo, como él mismo dijo, sigue siendo “que el miedo que cambie de bando y que la alegría cambie de bando”.

críticas a gonzález

Al término de su intervención en la mesa redonda, Juan Carlos Monedero valoró ante los medios otros aspectos de la actualidad, como las negociaciones postelectorales en Madrid o la visita a Venezuela de Felipe González para defender a los opositores encarcelados. Respecto a la primera cuestión, criticó que el partido de Rivera esté pensando sostener “un aparato corrupto estructuralmente como es el Partido Popular en Madrid”. Sobre el expresidente del Gobierno, señaló que “me encantaría que estuviera en China o en Egipto, donde hoy están asesinando a gente con juicios falsos, creo que sus razones para estar en Venezuela son otras que las que cuenta”.