De momento, este invento solo está disponible en Hong-Kong, pero si juntamos las manos con mucha fuerza, cerramos los ojos y nos ponemos intensitos a la hora de dirigir nuestra plegarias al divino Cthulhu, quizás nos lo traigan a casa en una motocicleta, un día de estos.

Se trata del fantabulosérrimo ingenio pergeñado por las mentes calenturientas de Ogilvy y Mather HK para Pizza Hut: la “Blockbuster Pizza Box”.

Este artefacto supone la materialización de los sueños más lúbricos de los aficionados a comer porciones de masa de harina embadurnada en queso fundido y salpicada con manchas verdes –me refiero a mustias hojas de rúcula o así- para justificar el lema de “saludable dieta mediterránea”.

La “Blockbuster Pizza Box” convierte la caja contenedora de la pizza en una especie de CinExín de nuestros días, un proyector de cartón al que solo hay que añadir una lente –incluida en el pack- y un móvil para gozar de una insólita experiencia cinematográfica.

Escaneando con un “smartphone” el código QR impreso en la caja, se puede elegir el plato fílmico favorito en un menú de películas de terror, ciencia-ficción, amor y acción.

Posteriormente, se apoya el móvil en el centro de la caja en una de esas mesitas de plástico que se incluyen con todas las pizzas y que siempre terminan bajo un sillón, se ajusta la lente en un agujero troquelado en el borde de la caja, se cierra, se apagan las luces y… Y sí, tiene pinta de que lo que se ve es una película mediocre en condiciones deficientes pero, al fin y al cabo, también estamos hablando de una cadena de comida rápida, ¿qué esperábais?

Sin embargo, como a ningún lector sensato se le escapará, la “Blockbuster Pizza Box” es un concepto cuyas posibilidades de desarrollo superan con creces los bordes tostados de una pizza familiar. Y no estoy hablando de incluir el porno en su menú cinematográfico. Bueno, no solo de eso.

Imagen | Flickr – Ginny