La decisión la llevaba rumiando Movistar desde hace ya mucho tiempo. La obligación de permanencia para los clientes de Fusión le pesaba demasiado en sus comunicaciones públicas. Al librarse de estos compromisos, salvo por una pequeña permanencia de tres meses para los nuevos clientes que contraten fibra óptica de 300 o 30 mbps, la compañía que preside Luis Miguel Gilpérez se quita de encima muchos problemas innecesarios.

En todo caso, conviene recordar un hecho sencillo: al subir recientemente los precios de Fusión en 5 euros los clientes, en la práctica, podían ya solicitar el final de la relación contractual, algo que han recordado repetidamente las asociaciones de consumidores. Pero al reconocer abiertamente el fin de las permanencias, la compañía hace de la necesidad virtud y les deja sin argumentos, al menos en este sentido.

Lo más importante de todo, es que, en realidad, la fibra óptica y la calidad y precio de los servicios convergentes dificultan que los clientes se cambien de operadora por quítame aquí cinco euros al mes. Además, la compañía realizó recientemente una importante mejora en su oferta, triplicando su velocidad en sus principales propuestas de valor.

¿Un dato poco conocido? Telefónica hubiera querido comunicar esta mejora en las condiciones al mismo tiempo que la subida de precios. Pero, simplemente, no podía. La normativa de consumo obliga a los prestadores de servicios a informar por separado de las mejoras en el servicio y de las subidas de precio. Así, durante un mes, Movistar tuvo que escuchar críticas sobre sus subidas de precio sin poder responder con el hecho de que, poco después, mejoraría la velocidad y el servicio a sus clientes. Es como si en un restaurante en el que comes todos los días te suben un euro el precio y un mes después te explican que ahora también incluye postre, café y copa. Y las únicas ventajas no sólo vienen del lado de la velocidad:  también están por ver las ventajas y ahorros de que disfrutarán los clientes de la operadora tras la adquisición de Canal+.

Un dato más: la eliminación del compromiso de permanencia no afecta sólo, por cierto, a los clientes residenciales. Movistar Fusión TV Bar, la oferta integrada de Telefónica para hoteles, bares y restaurantes, que incluye fibra óptica de hasta 300 Mbps, la fórmula 1, Moto GP, series, cine, etc.

En la presentación de resultados de 2014 Movistar subrayó que entre septiembre y diciembre el churn (la tasa de bajas de la compañía) fue de sólo el 1,1% y subrayó que las conexiones de fusión tienen una vida media 2,2 veces mayor que las de banda ancha pura y 2,5 veces más que las de móvil.