Estos cinco días nos han dejado unos cuantos ejemplos de mala gestión política Made in Spain. Te los contamos:

Empezamos una semana calentita en Valdemingómez, Madrid. El macroproyecto en pos de la sostenibilidad ambiental que se acaba convirtiendo en un cúmulo de sobrecostes y concursos amañados. 

 

 

¿Y la gestión social?

Al menos 1.8 millones de familias españolas sufren pobreza energética. A este drama hay que añadirle que en España, a diferencia de otros países vecinos, no contamos con ninguna política integral para combatirla.

El Sareb y las comunidades autónomas no se ponen de acuerdo: En año y medio sólo se ha adjudicado un 36% del parque de viviendas del banco malo destinadas a alquiler social.

 

Ni una semana sin imputados

Tres consejeros autonómicos del Partido Popular han sido imputados por el juez Velsaco dentro de la operación Púnica. Se reducen las opciones de pactar para gobernar en las comunidades afectadas.

Como guinda del pastel, descubrimos la retahíla de tweets anticorrupción de Tania Sánchez, la exdiputada de Izquierda Unida que está siendo investigada por malversación y tráfico de influencias.