El número total de ejecuciones hipotecarias iniciadas en el primer trimestre de 2015 asciende a 30.952. Esto es un 0,9% más que el periodo anterior y supone una media de 344 ejecuciones diarias.

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado nuevos datos sobre las ejecuciones hipotecarias*: Durante los tres primeros meses del año ha habido 30.952 inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias siendo el 57,5% correspondiente a vivienda. Es decir, se puede proceder al lanzamiento de 17.786 viviendas, de las cuales 8.802 son vivienda habitual. 

Se da la circunstancia de que el 58,9% de las ejecuciones iniciadas este trimestre (61,6% si miramos los datos del año anterior) corresponde a hipotecas constituidas en plena era de la burbuja inmobiliaria (período 2005-2008).

 

 

 

 

Por Comunidades Autónomas, Andalucía, Cataluña y la Comunidad Valenciana siguen siendo las más afectadas, con 5.058, 3.584 y 3.042 ejecuciones de viviendas respectivamente. La Rioja y País Vasco son las menos afectadas con 70 ejecuciones cada una en este trimestre. Se mantiene, por tanto, la distribución geográfica del año pasado. 

Según los mismos cálculos del INE y echando un vistazo al año anterior, un total de 34.680 familias podrían haber sido desalojadas de su vivienda habitual por no poder hacer frente a la hipoteca. Decimos podrían porque no todas las ejecuciones de hipoteca que se inician terminan con el lanzamiento** de sus propietarios. Estamos hablando de un país que, con la ley en la mano, puede desalojar a 95 familias al día. A pesar del artículo 47 de la Constitución española, que dice así:

“Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”.

 

 

Otro dato significativo lo aporta un informe del Consejo General del Poder Judicial. Señala que, si bien en 2014 hubo menos sentencias favorables a la ejecución (-2,3%), los lanzamientos practicados experimentaron, sin embargo, un aumento del 1,3%. 

 

*La ejecución hipotecaria es un procedimiento ejecutivo a través del cual se ordena la venta de un bien inmueble gravado con hipoteca por incumplimiento del deudor de las obligaciones que esta conlleva.

**A este lanzamiento se le llama popularmente desahucio, aunque este término jurídico es el equivalente al lanzamiento pero cuando hay un contrato de alquiler en vez de hipoteca.

 

Este informe se viene realizando desde 2013 por el INE y ofrece información sobre las certificaciones de ejecuciones hipotecarias que se inician e inscriben en los Registros de la Propiedad durante el trimestre de referencia, relativas a la totalidad de fincas rústicas y urbanas. Existen publicaciones referentes a los 4 trimestres del 2014 (el último incluye un resumen del conjunto del año) y este es el primero publicado en 2015. El Banco de España y el Consejo General del Poder Judicial son los otros organismos que ofrecen datos estadísticos de las ejecuciones hipotecarias.