Un estudio revela que entre las marcas españolas que tendrían una mayor valoración en el mercado predominan las del sector eléctrico y los bancos. Sin embargo, otros datos centrados en las opiniones de los clientes señalan que los ciudadanos desconfían de las empresas de telecomunicaciones, energía, finanzas y seguros. ¿Tiene algo que ver la opinión del consumidor con el valor de una marca?

Según un estudio de la consultora Brand Finance, entre las 10 marcas españolas con un mayor valor financiero hay 3 eléctricas (Iberdrola, Gas Natural y Endesa) y 3 entidades financieras (Santander, BBVA y Caixa Bank).

Sorprende que estas firmas estén liderando un ránking de marcas cuando pertenecen a dos de los sectores más castigados por la opinión pública en los últimos años por el encarecimiento de la factura de la luz, uno, y por el rescate financiero y los desahucios, el otro.

Cuando se hace caso a las estadísticas que reflejan la opinión de los clientes, la situación es bien diferente. La última edición del informe Meaningful Brands, elaborado por Havas Media, resalta que las empresas peor valoradas por los españoles son las que se dedican a telecomunicaciones, energía y petróleo y finanzas y seguros. Exactamente las que copan los primeros puestos de las más valiosas, a excepción de Zara y Mercadona.

De hecho, este estudio destaca que a los consumidores españoles no les importaría que un 92% de las marcas que hay actualmente desaparecieran, un dato que supera en casi 20 puntos porcentuales a la media mundial. Habida cuenta de la desconexión que existe entre el ciudadano y la empresa, no es de extrañar que, efectivamente, lo que vale una marca tenga poco que ver con cómo es valorada por el cliente.

Los resultados

Las otras cuatro enseñas que completan las diez primeras de la clasificación de Brand Finance son Movistar, Zara, Mapfre y Mercadona. Entre las 10 suman un valor de 67.773 millones de dólares, unos 62.230 millones de euros al cambio actual.

 

Entre las firmas del Top 40 abundan las dedicadas a la distribución alimentaria y también al textil, aunque también hay una fuerte presencia de constructoras.

En total, las marcas analizadas tendrían un valor monetario de 101.253 millones de dólares, unos 92.782 millones de euros.

 

Foto: Flickr – Kārlis Dambrāns