El público español llevaba años esperando la llegada de Netflix, que una y otra vez ha ido retrasando su advenimiento debido a los altos niveles de piratería en nuestro país. Pero el interés nunca ha muerto.

Lo mejor para Telefónica es que Netflix llegará a España sin dos de sus principales exclusivas, House of Cards y Orange is the new black, ya que los derechos de ambas los tiene Canal+ y, por ende, la operadora. Lo mejor para el usuario español es que, por fin, tendrá acceso legal a dos de las mejores series del pasado año, el Daredevil de Drew Goddard, y Unbreakable Kimmy Schmidt, así como por el nuevo producto de la factoría Marvel de superhéroes: A.K.A. Jessica Jones

¿Tiene posibilidades de competir Netflix con plataformas ya consolidadas como las ya mencionadas o Wuaki.tv? Hastings ha reconocido que el catálogo español será magro, nada que ver con el estadounidense, y aunque su plataforma tecnológica es indudablemente sólida, está por ver la política de precios que adoptan. En la entrevista habla de emular los ocho euros de otros países, pero ¿no es mucho dinero para una propuesta sin sus series estrella.

La presión de la que hablamos en el titular no tiene que ver, estrictamente, con la posibilidad de que Netflix sea un gran éxito. Eso está por ver, teniendo en cuenta las limitaciones que sufrirá su catálogo. La presión será la de lanzar un producto que no sea únicamente un gancho para captar abonados, sino que compita libremente con el resto de agentes de internet, hasta el punto de poder robarle clientes de televisión a Vodafone y Orange. De la combinación entre Movistar Series y Yomvi existe el potencial, y basta con ver los derechos audiovisuales que acumulan, para un producto mucho más grande que cualquier cosa que haga Netflix. En la compañía que preside Luis Miguel Gilpérez ha habido mucho debate sobre este particular, y quizá sea sólo el desembarco de la compañía estadounidense lo que termine por decantar la balanza. 

Porque ni siquiera la posibilidad de lanzarlo de forma independiente impediría a Movistar utilizarlo para ganar abonados. Bastaría con ofrecerlo a un precio competitivo al común de los usuarios y con algún descuento por empaquetamiento de servicios a sus propios clientes. 

Una respuesta ya desde el verano

En todo caso, es muy probable que tengamos más pistas sobre la integración antes de que termine el verano, y mucho antes de la llegada de Netflix. Como, admitámoslo, el fútbol sigue siendo el contenido más importante en España, lo más razonable es que antes del inicio de la Liga, que comienza el 15 de agosto, Telefónica haga algún anuncio sobre su nueva oferta audiovisual.

Y, por cierto, que no se nos olvide que Netflix bien podría tener un aliado en España. Vodafone ya ha llegado acuerdos con la estadounidense para incluirla como un paquete adicional para sus productos 4G, como hace hoy en España con Yomvi. Que a nadie le pille por sorpresa una alianza de estas características.