La joven diputada autonómica es la mejor colocada para liderar a Ciudadanos en los comicios donde Artur Mas se jugará su carrera política. El líder del partido naranja anunciará en los próximos días que concurrirá a las generales.

Es el gran valor en alza de Ciudadanos y la principal favorita para liderar a este partido en las elecciones catalanas previstas para septiembre. Con Albert Rivera definitivamente entregado a la política nacional, la figura de Inés Arrimadas (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1981) emerge y aparece como la sustituta natural del líder en Cataluña, culminando así un fulgurante proceso de consolidación dentro del partido en el que entró en 2011.

Rivera continúa sin anunciar públicamente que concurrirá a las generales de noviembre, pero dentro de Ciudadanos nadie duda de que será así y él mismo lleva algún tiempo dándolo a entender veladamente. Las últimas veces en que ha sido preguntado por esta cuestión, ha dado una larga cambiada refiriéndose al “equipazo” que tiene, capaz de defender su proyecto sin necesidad de que él encabece una lista. En un desayuno informativo que ofreció en Madrid recientemente fue un paso más allá y aseguró que si no se presenta en Cataluña hará campaña como si lo hiciera, respaldando a diario a quien sea el elegido. O la elegida.

Rivera ha retrasado su salto definitivo a la política nacional por la campaña de las municipales

Con las primarias para elegir candidato a la Moncloa ya fijadas el 4 de julio, Rivera no puede posponer mucho más una decisión que si aún no ha hecho pública es por dos motivos. En primer lugar, la campaña y precampaña del 24-M le tuvo completamente absorto; en segundo lugar está la posibilidad de que Artur Mas finalmente no convoque unos comicios que, según todas las encuestas, supondrán un serio revés para su formación.

En Ciudadanos esperan que esta incógnita se despeje tras la constitución de los ayuntamientos el 13 de junio, cuando se sepa el nivel de sintonía existente entre CiU y ERC y el resto de fuerzas favorables al proceso independentista. Si todo quedara claro en unos días, las primarias para elegir candidato a la Generalitat en C´s podrían celebrarse también en julio.

Y ahí llegaría el momento de Arrimadas, cuyo protagonismo no ha parado de crecer desde que a comienzos del año pasado fuera designada portavoz adjunta del partido en el Parlamento catalán. Ese ascenso le ha permitido gozar de mucha proyección pública, dando a menudo las ruedas de prensa de los martes en la Cámara y teniendo cada vez mayor presencia en los medios nacionales. Se ha convertido en un rostro habitual de programas de éxito como La Sexta Noche o Las Mañanas de Cuatro y en la gran referencia de Ciudadanos tras el presidente.

Papel protagonista en la campaña del 24-M

Su consagración definitiva llegó con la campaña de las autonómicas y municipales. El partido diseñó una estrategia muy personalista, con gran protagonismo de Rivera, pero reservando un papel especial para la joven diputada. El primer gran guiño hacia sus aspiraciones se produjo con la elaboración del vídeo electoral –proyectado en cada acto de Ciudadanos– que sirvió de perfecto difusor de las ideas fuerza del partido. En ese spot, Arrimadas aparece acompañando al líder en su ‘viaje’ político, hecho que disparó los rumores que ella misma trató de acallar asegurando que fue algo “casual”.

Sin embargo, las ‘casualidades’ continuaron. Arrimadas fue la elegida para abrir el acto central de la campaña barcelonesa el sábado 16 de mayo, introduciendo a la aspirante a la alcaldía, Carina Mejías, y al propio Rivera. Ocupó así el lugar que en las regiones que celebraban autonómicas el 24-M se reservaba para el candidato a la presidencia, motivo por el cual volvió a hablarse de la nominación oficiosa de la parlamentaria. 

Además, fue la protagonista de los eventos que no podía cubrir la agenda de Rivera, desplazándose a lugares como Pamplona, Bilbao o Logroño y cerrando la campaña de Badalona, tercera ciudad más poblada de Cataluña. Como colofón, representó a Ciudadanos en el plató de La Sexta durante la noche electoral, a la sazón cadena más seguida por los españoles para seguir el escrutinio. 

La propia Arrimadas se esfuerza cada vez menos por disimular su condición de favorita para ser cartel electoral el 27-S. En una reciente entrevista concedida a EsRadio, pidió no ir “tan rápido” al ser preguntada por ello y se refirió a la “gente muy válida” que hay en su formación y que podría asumir la candidatura catalana. Sin embargo, acto seguido reconoció que si Rivera no se presentara a las generales y eligiera concurrir el 27-S “podría suponer una decepción” para los simpatizantes, habida cuenta de la “expectación y esperanza” levantada por el líder a nivel nacional. Además, Arrimadas se avino a simular en esos mismos micrófonos el cierre de un hipotético debate electoral ante Mas, pidiendo el voto durante un minuto: “para Cataluña tendría un proyecto de regeneración política, de regeneración democrática y de convivencia”. Fue su primer ensayo público como candidata y quizás el último antes de serlo oficialmente. Siempre que Mas cumpla su palabra y convoque, claro.