Siete son muchos años de crisis. Con tasas de desempleo que superan el 20% desde hace varios ejercicios, lo que no abunda son las familias que van al centro comercial a dejarse el sueldo del mes, finde tras finde.

Es normal que, por lo tanto, preocupe mucho a las grandes superficies la caída del consumo que se ha producido en el último lustro. “Afortunadamente, poco a poco estamos saliendo”, afirma en una entrevista con SABEMOS el presidente de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC), Javier Hortelano de la Lastra.

¿Cómo está el sector de los centros comerciales en la actualidad?

Nosotros hemos percibido una mejoría tanto en clientes como en ventas de alrededor de un 5%. Además, desde hace unos años los centros comerciales están subiendo poco a poco cuota de mercado, debido tanto a hábitos de vida como a lo que intentan ofrecer en cuanto a horarios, conveniencia y servicios. Hay tendencias que están cambiando, porque tendemos a asociar a los centros comerciales con la periferia, pero cada vez hay y habrá más centros comerciales en el centro de la ciudad. En Madrid tenemos varios ejemplos. Hay una operación que está en desarrollo, Canalejas, que va a ser un edificio mixto, con hotel, oficinas, viviendas y centro comercial. También se hablaba de la remodelacion del Santiago Bernabéu.

Estos proyectos de nuevos centros comerciales reciben críticas, como en el caso del Edificio España.

Habría que ver cuáles son las críticas. Nosotros como asociación defendemos que haya un equilibrio; por supuesto que defendemos el concepto de ciudad, y que se desarrollen espacios comerciales atractivos en el entorno urbano hace que la ciudad sea más atractiva. Yo he leído que el que ha comprado el Edificio España es un empresario chino de los más importantes del sector, que tiene una cadena hotelera bestial en China y que tiene una red tremenda de centros comerciales en ese país. A mí en principio me parece bueno que haya gente que esté dispuesta a invertir para mejorar el estado de conservación de entornos urbanos que están muy degradados.

¿Cómo ves la entrada de capital extranjero para abrir nuevos centros comerciales en España?

Es uno de los claros dinamizadores del sector. En España el año pasado ha habido dos actores que han dinamizado el sector de los centros comerciales: los inversores extranjeros y las Socimis. Y en las Socimis hay capital extranjero. Es magnífico. España tiene una oportunidad estupenda para volver a ser un destino de la inversión internacional. Es positivo que las empresas españolas se recapitalicen y vuelvan a ser inversores, y a la vez que entre capital extranjero.

Tener internet puede hacer que acabe consumiendo más en la tienda porque permite descubrir productos

¿Internet os está quitando negocio?

Es complementario, convivimos. Yo utilizo los dos canales y puedo acabar comprando en uno o en otro. Tener internet puede hacer que acabe consumiendo más en la tienda porque permite descubrir productos. El comercio físico tiene muchas cosas que no ofrece internet. Además, los centros comerciales están intentando ofrecer cosas que no tiene la red. Potenciar la zona de restauración, la oferta lúdica para la familia, cosas que no se pueden replicar en internet. En los mercados más avanzados, los comerciantes que están teniendo más éxito son los que están integrando los dos canales.

Hablando de éxito: ¿va a crecer el sector en el futuro? ¿Veremos más aperturas de centros comerciales?

Aperturas, veremos menos. En España el sector se ha convertido en un sector relativamente maduro. Si miras la densidad comercial que hay España, está en línea con los países de nuestro entorno.

Aragón es la comunidad autónoma con más densidad comercial, sin ser precisamente la más habitada.

Lo que creo que ha pasado es que los centros comerciales son un producto que tarda bastante en desarrollarse, pueden pasar de cuatro a seis años. Quizá lo que pasó es que varias empresas pusieron sus ojos a la vez en la misma ciudad. Donde había poco, pasó a haber mucho, y el mercado regula. O se especializan o todos no pueden hacer lo mismo. Hubo unos años, en los ochenta y principios de los noventa, en los que en el sector estaba casi todo por hacer; entonces había sobre todo aperturas. Ahora que el sector ha llegado a su madurez, habrá aperturas y a la vez tiene que haber mucha transformación, mucha remodelación, mucha ampliación del parque existente. Y luego también, sin llevarse las manos a la cabeza, de vez en cuando cerrará algún centro, como en cualquier mercado.

¿Cuál es la situación regulatoria en las diferentes comunidades autónomas?

Lo que nosotros vemos es un batiburrillo de legislaciones. Tenemos 17 comunidades autónomas, con 17 normativas distintas, lo que al inversor y al explotador les hace la vida muy complicada. Luego, hay muchas contradiciones. No todas las comunidades se están moviendo en la dirección que a nosotros nos gustaría, y las que sí se están moviendo más en esa dirección estan demostrando que se crea empleo y que el domingo es un buen día.

Como sucede en Madrid.

Como por ejemplo en Madrid.

Desde Podemos se propuso cambiar la situación de los centros comerciales. ¿Veis peligrar las condiciones actuales del mercado en España o en las diferentes comunidades autónomas?

No tengo ni idea. He estado siguiendo con interés las noticias desde el domingo y me pongo delante de la tele y no saco ninguna conclusión clara. Lo que está claro es que los partidos van a tener que pactar. Veremos qué pactan, veremos quién pacta y veremos qué impacto tiene el pacto en el programa, porque no es lo mismo estar en la oposición que en el gobierno, que te vuelves más pragmático.

En el siglo XXI, si te dijera que no te puedes comprar un reloj el domingo a las cuatro de la tarde, tú me dirías que estoy loco

¿Creéis que, en general, hay suficiente libertad en horarios comerciales?

En el siglo XXI, si te dijera que no te puedes comprar un reloj el domingo a las cuatro de la tarde, tú me dirías que estoy loco. “Prohibido comprar en internet los domingos a las 4”. En un mundo en el que convivimos con esa realidad, a un sector que genera empleo, riqueza, que paga impuestos, ¿por qué se le limita? Vas a Londres o a París y el domingo están abiertas las tiendas en el centro. ¿Cómo es posible que eso no pase en España? Además, pensamos que hay una sinergia muy grande entre comercio y turismo. Más de 60 millones de turistas nos visitan, así que tenemos que aprovechar ese potencial y fomentar nuestra actividad comercial. Si en una ciudad como Barcelona hay un barco en el puerto un domingo y hay miles de cruceristas paseándose por la ciudad, no parece una buena idea que las tiendas estén cerradas. Demos libertad: el que quiera abrir que abra y el que no quiera, que no abra.

Precisamente, contra esta postura está el pequeño comercio.

El 80% de las tiendas en centros comerciales son pequeño comercio. Con eso está casi todo dicho. Hay mucho pequeño comercio muy especializado que sobrevivirá y triunfará, y hay otro pequeño comercio que se ha quedado en el siglo anterior y que, por mucho que se limite la apertura, acabará desapareciendo. Pero eso no es por los centros comerciales, eso es por la sociedad.