Las redes sociales son un foro para la libertad de expresión, pero muchas personas entienden mal el concepto y hacen del insulto su única forma de ser.