Ingeniero aeronáutico, con MBA en Dirección General de Empresas y director general de Aviación Civil desde enero de 2012, ese sería el perfil breve de Ángel Luis Arias, a partir de ahora nuevo director general de ENAIRE.

El consejo de administración de ENAIRE, matriz de Aena, ha nombrado a Ángel Luis Arias, hasta ahora director general de Aviación Civil, nuevo director general de la entidad pública empresarial que gestiona la navegación aérea en España, según recoge Europa Press.

El nombramiento se ha producido este viernes tras la reunión del consejo de administración de ENAIRE, ente que controla el 51% del capital de Aena, y que preside el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, ‘número dos’ de Fomento.

Por lo que respecta a la figura de Ángel Luis Arias (Madrid, 1960), cabe destacar dentro de su formación que es ingeniero aeronáutico por la Universidad Politécnica de Madrid y tiene un Máster MBA en Dirección General de Empresas. A parte del cargo que ocupaba en aviación civil, también ha ejercido las funciones de presidente del Consejo Rector de la Agencia de Seguridad Aérea (AESA), miembro del consejo de ENAIRE y SENASA, y vicepresidente de la Agencia Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea (Eurocontrol).

Uno de los motivos para haber llevado a cabo este nombramiento incide de manera directa en el refuerzo de la estructura organizativa por parte de ENAIRE, que ya cuenta con una dirección de Navegación Aérea, a cuyo frente figura Ignacio González.

Controladores de por medio

En este proceso de cambio en la dirección general de ENAIRE, se ha conocido que el sindicato mayoritario del colectivo USCA ha convocado paros parciales de dos horas para los días 8, 10, 12 y 14 de junio. Se trata de la primera convocatoria en 26 años, la última huelga de controladores fue en 1989.

Ante esta situación, ENAIRE y los representantes de sus controladores aéreos tienen dos años por delante, 2015 y 2016, para negociar un nuevo convenio, siendo de aplicación en todo este periodo el II convenio –dictado mediante el laudo arbitral de Manuel Pimentel del 28 de febrero de 2011– que fue prorrogado.

Imagen | Flickr – Bernal Saborio