Los trabajadoras de asistencia en tierra ‘handling’ de Ryanair han convocado un paro indefinido en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, que se iniciará el sábado 30 de mayo, como protesta “las condiciones laborales, abusos y amenazas a los que están sometidos”, según ha informado la representación sindical en un comunicado. El paro fue refrendado por la asamblea de trabajadores, a propuesta del comité de empresa, del que forman parte CTA, UGT, CCOO y CGT.

Según denuncian los sindicatos, la compañía tienen la intención de recortar entre el 20% y el 30% del sueldo a los trabajadores, no respetando su convenio colectivo, después de 10 años de trabajo en el aeropuerto en diferentes compañías, informa Europa Press.

A esto se le añade la negativa de la compañía a negociar con el Comité de Empresa las condiciones laborales en la empresa (cuadrantes, libranzas, vacaciones, etc.), así como el incumplimiento de la normativa de subrogación (que afecta a salario fijo y variables y la inaplicación y desarrollo de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, entre otros motivos.

El colectivo también aduce carencias de ropa de trabajo y de equipos de protección individual, de maquinaria de trabajo, medios y útiles de trabajo “muy deficientes”, que ponen en riesgo a trabajadores y viajeros.

“Deficiente estructura”

Con esta reivindicación, los trabajadores quieren denunciar “la actual deficiente estructura organizativa”, que lleva a cabo “una gestión basada en el acoso permanente a los trabajadores, apoyado en un lenguaje amenazante, notificaciones de sanción por escrito, fotografías mientras realizan sus funciones”, señalan los sindicatos en su nota, en la que acusan a la compañía de “incumplir el propio Reglamento Disciplinario”.

Finalmente, los sindicatos subrayan que la empresa pretende reducir los medios de la asistencia en tierra, dejándola “en dos trabajadores por avión, con los consecuentes perjuicios para el pasaje, como los retrasos”. A esto se suma las quejas de los viajeros por el hacinamiento en los fingers, para reducir los tiempos de escala.