El holding que agrupa a Iberia, British y Vueling ofrece 1.400 millones en efectivo por el control de la compañía irlandesa. ¿Es mucho? No demasiado si se tiene en cuenta que Aer Lingus tiene una liquidez neta de 650,7 millones de euros que costearía la mitad de la operación.

IAG ha conseguido (por fin) vía libre para tomar el control de la aerolínea irlandesa Aer Lingus. Tras casi seis meses de tira y afloja, el Gobierno irlandés, que controla un 25% de la compañía, ha respaldado la operación y el holding que agrupa a Iberia, British Airways y Vueling ha lanzado formalmente una opa para comprar la compañía.

Tras subir dos veces el precio desde el pasado diciembre, IAG ofrece 2,55 euros por acción de la irlandesa (2,5 euros en efectivo y 0,05 euros adicionales a través de un dividendo). La oferta supone valorar la compañía en 1.400 millones de euros, que IAG pagaría en efectivo a través de un crédito sindicado.

Antes de la formulación de la opa, las acciones de Aer Lingus cerraron la sesión a un precio del 2,39 euros, por lo que la oferta supondría aparentemente una ligera prima de menos del 7%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el valor se ha venido calentando desde que en diciembre IAG presentó una oferta no formal. Y esos 2,55 euros por título que ahora ofrece el grupo están un 40% por encima del precio de cierre de la sesión anterior de la oferta (1,82 euros) y un 76% sobre el precio medio de los seis meses anteriores.

¿Lo caro sale barato?

Aer Lingus es una compañía a lo sumo mediana (11 millones de pasajeros, una flota de 46 aviones…) y, por ello, puede parecer mucho pagar 1.400 millones de euros en efectivo. La operación tiene ventajas estratégicas que la encarecen (permite a IAG seguir creciendo en el mercado entre Europa y Estados Unidos, British se quita un competidor relativamente serio en el mercado británico, el grupo se refuerza en el congestionado aeropuerto de Londres-Heathrow y se queda con los slots de Aer Lingus en él…), pero hay otros factores que la abaratan… y mucho.

Aer Lingus contaba con una liquidez de casi 1.035 millones de euros al cierre del primer trimestre de este ejercicio. A esa caja habría que descontarle la deuda de 384,1 millones que tenía el grupo irlandés. Con ello, se obtiene que Aer Lingus dispone de una tesorería neta de 650,7 millones de euros que pasaría a manos de los nuevos dueños. Así que IAG pagaría esos 1.400 millones de euros, pero la operación saldría en la práctica a mitad de precio al descontar la caja de que dispone la aerolínea irlandesa.

IAG ha condicionado formalmente la opa a alcanzar una participación del 90% en el capital de Aer Lingus. Un condicionante que le otorga, en principio, un papel relevante en la operación a Ryanair, que controla un 29,8% del capital de su rival irlandesa. En cualquier caso, la compañía de bajo coste (que ha intentado hasta en tres ocasiones lanzar una opa sobre Aer Lingus pero se ha encontrado con el cerrojo de la Comisión Europea por problemas de competencia) parece que venderá. Las autoridades británicas de Competencia exigen a Ryanair que reduzca su participación en Aer Lingus… y una opa a buen precio parece una oportunidad perfecta.