El sindicato USCA ha convocado cuatro jornadas de paros parciales los días 8, 10, 12 y 14 de junio -dos horas por la mañana y otras dos por la tarde- para protestar contra las sanciones de Enaire, ente público que gestiona en la actualidad la navegación aérea en España, a 61 controladores aéreos por el cierre del espacio aéreo en 2010. Afirman que esta crisis no se debió a una dejación de sus funciones, como han confirmado varias sentencias judiciales, y que no fueron a la huelga en diciembre de ese año.

Dicen que no hubo “huelga salvaje”, como muchos medios la denominaron, y que no abandonaron sus puestos de trabajo en ningún momento durante el puente de la Constitución de 2010, algo de lo que también se les acusó. Además, sostienen que 20 sentencias, confirmadas por 20 audiencias provinciales españolas, respaldan sus argumentos.

La última huelga de controladores tuvo lugar a finales de los años 80, han aclarado las portavoces del sindicato de controladores USCA, pese a que se les acuse en ocasiones de efectuar paros cada dos años.

Desde el sindicato manifiestan que se ha llegado a un “callejón sin salida” y que Enaire no quiere negociar la retirada de las sanciones.

Las razones de los paros

Mientras la Justicia, dice Romero, ha dado la razón a los controladores en todos los casos abiertos contra ellos, excepto en las dos causas que están todavía pendientes de fallo, Enaire ha impuesto suspensiones de un mes sin empleo y sueldo a 61 controladores del centro de control de Barcelona que fueron acusados de provocar el cierre del espacio aéreo en otoño de 2010.

“Los jueces dicen que estábamos pasados de horas. Que nos limitamos a cumplir una ley que nos fue impuesta”, ha declarado la secretaria de comunicación de USCA, Susana Romero.

Aunque es cierto que se han archivado 20 causas judiciales contra los controladores, según recoge Europa Press un juzgado de Gavà (Barcelona), donde está el centro de control en el que trabajan los sancionados, confirmó que se produjo “abandono del ejercicio de sus funciones”, pese a que luego también se archivara el caso.

USCA también convoca esta huelga, aprobada por más de un 90% de los trabajadores según sus cálculos, para exigir la readmisión de un controlador de la torre de Santiago de Compostela, que fue despedido a raíz de lo acontecido en diciembre de 2010.

Las consecuencias de la huelga

Hasta que no se fijen los servicios mínimos, advierte Susana Romero, no se conocerá el impacto de la huelga en el tráfico aéreo. No obstante, añade, su intención es llegar a un acuerdo con Enaire que atienda sus reclamaciones para poder así desconvocar los paros.

Eso sí, no descartan continuar con estas medidas de presión en el futuro si el ente desoye sus reivindicaciones.

Por otro lado, critica que los servicios mínimos hayan sido “abusivos” en ocasiones anteriores, como las huelgas generales realizadas hasta la fecha, a las que no se han podido sumar por existir servicios mínimos de hasta el 100%, según esta representante sindical.

 

Foto de portada: Flickr – Iberia Airlines

Fotos de las portavoces: Chema Barroso.